IRLANDA

Este año hemos decidido ir a Dublín, no lo vamos a dejar más, es un destino que tenemos muchas ganas de conocer así es que, por que no ir??

Nos ponemos a buscar vuelos baratillos, nuestra experiencia nos dice que, si queremos volar barato, cuanto antes compremos los vuelos mejores precios encontraremos, así es que, como nuestra intención es viajar a Irlanda a finales de Mayo, en Febrero nos ponemos a buscar y por 176 eurillos nos pillamos dos vuelos a Dublín con Aer Lingus, del 27 al 31 de Mayo de 2011.

Lo siguiente, el alojamiento…visitamos mogollón de paginas por Internet, en Dublín hay muchos B&B, hostales y hoteles por lo que es fácil encontrar un buen alojamiento por no mucho dinero. Nos decidimos por el Citi Hostels e hicimos la reserva a través de Hostel World, nos salieron las cuatro noches por 176,40 euros, bastante bien no??el hotel tenía buenas críticas y parecía estar bien situado…

Desde el mes de Febrero a Mayo nos dedicamos, entre otras miles de cosas, a buscar información sobre que hacer y ver en Dublín, en Internet hay bastante información sobre la ciudad y alrededores, así es que no vimos necesario llevar guía.

Llegó el día 27 de Mayo de 2011 y a las 10.45h despegábamos puntualmente rumbo a la capital Irlandesa. El vuelo bastante tranquilo, veinte minutos antes de la hora prevista, sobre las 12 h estábamos aterrizando.

Lo primero que hicimos fue buscar la ventanilla de información y conseguimos un mapa de la ciudad para poder localizar el hotel, nos dirigimos a la salida del aeropuerto en busca de un bus de línea que nos llevase para el centro. En los foros habíamos leído que hay muchos autobuses de compañías privadas que por unos 6 o 7 euros por trayecto te dejaban en el centro de Dublín, pero también habíamos leído que el bus 16A era un autobús de línea que por 2,20 euros te deja en el centro y va haciendo diversas paradas, a nosotros nos venía fenomenal porque una de las paradas que hacía estaba justo al lado de nuestro hotel. Localizamos la parada (al salir del aeropuerto a la izquierda), compramos los tickets en una máquina expendedora que allí había (también podéis comprarlos directamente en el autobús) y en menos de 10 minutos ya estábamos camino al hotel.

Durante el trayecto disfrutamos de las vistas, hacía buena temperatura, el día estaba un poco gris pero bonito… después de un rato en el bus vimos el Pub Odeon, lo que significaba que estábamos cerca de nuestra parada, bajamos y llegamos al hotel en un momento.

El hotel era normalito, parecía un laberinto de pasillos y habitaciones, estaba repleto de gente, la habitación pequeñita y un poco ruidosa, se oía cada vez que los de al lado, arriba o abajo abrían un grifo o hablaban pero en fin, es lo que había…total para dormir nos bastaba, lo bueno que tenía era que incluía el desayuno, no era muy variado pero ponen a tu disposición la cocina para que te cocines lo que quieras a cualquier hora y también las neveras para que guardes tu comida, lo que realmente se agradece porque hubo noches que estábamos súper cansados de caminar por la ciudad y se agradecía tener un sitio para cocinarte cualquier cosilla y cenar tranquilamente sin necesidad de estar buscando restaurante…

Sería sobre las 15h cuando dejamos las maletas en la habitación, cogimos la cámara de fotos y salimos a la calle a dar una pequeña vuelta por Dublín, por situarnos un poquito, no sin antes comer algo…

Estuvimos caminando por las calles Graftoon Streed y Suffolk Street repletas de comercios y de gente, donde, justo enfrente de la Oficina de Turismo encontramos la famosa estatua de Molly Malone con su carretilla llena de Marisco, que según se cuenta la chica vendía mejillones y berberechos de día y se prostituía de noche, aunque dicen que no hay pruebas reales de que existiera…

Desde allí nos fuimos a visitar por fuera el Trinity College, uno de los símbolos de Dublin y una de las universidades mas antiguas del mundo. Nosotros como comentábamos solamente lo visitamos por fuera porque en esta ocasión tampoco teníamos mucho tiempo para todo lo que queríamos hacer pero, aunque el precio es algo elevado, se recomienda la visita de la exposición del Libro de Kells y la Antigua Biblioteca.

Después caminamos por Nassau St hasta Merrion Square, uno de los parques mas animados del centro de Dublin, dentro tenéis una estatua de Oscar Wilde. Cerca encontramos el Museo de Historia Natural, la Galeria Nacional de Irlanda, el Museo Nacional de Arqueología y la Biblioteca Nacional, visitas muy interesantes si el tiempo os lo permite.

Volvimos hacia O´Connell St, una de las zonas comerciales mas importantes de Dublin plagada de tiendas y con mucho ambiente. Hay un obelisco metálico que marca el centro de la ciudad donde se empiezan a contar los puntos kilométricos. Desde allí visitamos una Tourist Office para recopilar información sobre distintas excursiones que pudiéramos hacer por los alrededores de Dublin y la verdad es que la oferta era muy interesante…nosotros sobre todo buscábamos ir a los Acantilados de Moher, cogimos información de excursiones de un día pero todavía no reservamos nada, queríamos estudiarla…

Y bueno, para completar la tarde, nos fuimos a la zona de Temple Bar, uno de los barrios mas antiguos de Dublin famoso por sus típicos Pubs Irlandeses. Tomamos unas buenas Guinness, cenamos unos fish and chips y nos fuimos para el hotel, por hoy había estado muuuy bien el día!!!

Dia 28, comenzamos callejeando un poco y visitando algún centro comercial que nos íbamos encontrando por el camino desde el hotel. Visitamos el Stephen´s Green Shopping Center en la calle 130, Stephen´s Green, ubicado en un edificio precioso y por dentro es un centro commercial de gran belleza con un reloj enorme en el centro.

Seguimos por Grafton Street, situada entre Trinity College y St Stephens Geern Park, es una de las calles peatonales más importantes de Dublin, hay infinidad de tiendas de todo tipo. Encontramos mogollón de artistas callejeros, músicos, etc. que hacen el paseo por esta calle muy agradable.

Desde allí llegamos a Crist Church Cathedral, conocida como la Catedral de la Santísima Trinidad, está ubicada en Cristchurch Place y es uno de los templos más importantes de la ciudad.

Y después de la visita religiosa le tocó el turno a la Guinness Storehouse, no estábamos muy lejos así es que fuimos caminando, esta es sin duda una de las visitas que no queríamos perdernos por nada del mundo y nos encantó.

No os vamos a desvelar mucho sobre la fábrica porque realmente lo que nos gusta es que vosotros mismos vayais descubriendo el encanto de cada uno de los sitios que visiteis, pero como podeis imaginar nos enseñaron historia de la Guinness, como se fabrica y…bueno, como sabe…jaja, hay un bar giratorio en la parte superior donde canjeas un vale que te entregan a la llegada (cuando compras la entrada) y te tomas tu pinta de Ginness disfrutando de unas maravillosas vistas de la ciudad. Tenéis info de precios y de la fábrica en www.guinness-storehouse.com .

Hay una tienda en la planta baja donde aprovechamos para comprar unas gorras y camisetas de recuerdo.

Desde allí visitamos St Patrick´s Cathedral, erigida en honor al patrón de Irlanda, es impresionante  y por supuesto recomendamos su visita, hay que pagar alrededor de 6 euros aproximadamente pero merece la pena sin duda no os dejará indiferentes…

Para finalizar el dia nos dirigimos hacia la zona de los Pubs, donde mejor podíamos terminar, estuvimos en Temple Bar y alrededores tomando unas pintas y picando algo, la vida nocturna del barrio es una pasada y a parte durante el dia el barrio acoge mercados como el Food Market o el Book Market…después a descansar, el día había sido muy productivo…

Día 29, lo primero que hicimos es ir a la oficina de turismo a contratar una de las excursiones a Cliffs of Moher. Era una excursión de un día completo, te recogen en bus y haces parada en Limerick, después a los Acantilados de Moher y seguidamente nos lleva a Doolin Village para tomar el lunch, el plan es bueno asi es que por alrededor de 50 euros por persona lo cogimos para el día siguiente. Aprovechamos que estábamos en zona comercial para comprarnos unas zapatillas baratitas para subir cómodos a los acantilados ya que solamente llevábamos calzado para caminar por la ciudad.

Despues comenzamos a caminar junto al canal del rio Liffey hasta la zona del Grand Canal y la Noria, pasamos por varios puentes, por The Point Theather y allí estaba la Noria, no subimos, todo hay que decirlo, pero fue un paseo bastante agradable. En la zona de la noria al fondo se pueden ver las montañas de Wicklow y sale una foto muy bonita con ellas de fondo.

Detrás del barrio de Ringsend se ve el estadio de Lansdowne Road, en el que juegan las selecciones de fútbol y rugby.

Con zapatillas en mano nos fuimos de nuevo a la zona de pubs, como veis era una de nuestras favoritas y allí, como cada tarde hacíamos, terminamos el dia entre pintas y picoteo, esta vez solo un ratito, que mañana teníamos que madrugar para la excursión tan esperada.

Día 30, nos vamos de excursión, tempranito nos vamos al punto de encuentro y con puntualidad, en este caso Irlandesa, a las 6.50h salimos hacia Limerick.

Sobre las 10h ya estábamos en Limerick donde hacemos una pequeña parada para ver King John´s Castle a través del rio Shannon. Hacemos un pequeño recorrido por las calles en bus y paramos a tomar algunas fotos. El guía nos habla sobre la historia de la ciudad y la batallas allí libradas entre Irlandeses e Ingleses.

Después de la visita salimos dirección a los acantilados, llegando allí alrededor de las 11.30h. Nos dejaron tiempo libre para recorrerlos y tomar fotografías, es una auténtica maravilla de la naturaleza, hacia muchísimo viento pero nos daba igual, queríamos aprovechar de esas vistas todo el tiempo que pudiéramos. Estuvimos recorriendo los acantilados y alrededores casi dos horas, tienes la opción de ver un show interactivo dentro del centro de visitantes que está incluido en el precio de la excursión, pero nosotros preferimos disfurtar de los Cliffs of Moher.

Sobre las 13.30h llegamos a Doolin Village y nos dieron tiempo libre para visitar el pueblo y comer- Es un pueblo donde el pescado es bastante bueno y donde se puede probar el típico chowder, que nosotros tuvimos el gusto de probar en San Francisco. Desde allí y después de comer un rico pesacado nos llevaron a visitar Corcomroe Abbey, una abadía  del siglo XII que esta bastante deteriorada pero con mucho encanto.

Desde allí y ya camino a Dublin, hicimos una pequeña parada para fotografiar Dunguaire Castle en Kinvara.

Sobre las 19h, estábamos de vuelta en Dublin, el día había estado genial, nos tomamos unas pintas para despedirnos de Dublin ya que al día siguiente teníamos nuestro vuelo de regreso a España.

Día 31, ultimo día, bueno más bien ultimo medio día en Dublín porque nuestro vuelo salía a las 16h así es que nos levantamos, dejamos las maletas y nos fuimos a la Grafton Street a dar una vuelta, hicimos algunas compras y cerca del medio día nos fuimos para el aeropuerto, nuestra visita a Dublín llegaba a su fin…