Abu Simbel (Egipto)

EGIPTO

En Noviembre del 2005 encontramos una buena oferta en www.muchoviaje.com para viajar a Egipto. 

Teníamos pensado hacer algún viajecito a primeros del año 2006 pero todavía no teníamos claro donde, estábamos barajando varias posibilidades entre las cuales no se encontraba Egipto, pero al ver esta buena oferta que incluía crucero por el Nilo en pensión completa, excursiones y El Cairo alojamiento y desayuno, por solo 345 € por persona, no nos lo pensamos, no podíamos dejar pasar esta oportunidad, así es que hicimos la reserva para salir el  viernes día 20 de Enero de 2006.

A diferencia de otros viajes que los hacemos por nuestra cuenta (la mayoría) aquí teníamos todo organizado así es que no tuvimos que buscar mucha información por la web, solamente nos compramos una guía, la Guía Viva de Anaya a la que somos totalmente fieles y de la que ya tenemos una extensa colección.

El itinerario previsto era:

  • Dia 1: Salida desde Madrid, llegada, traslado al barco en Asuan.
  • Dia 2, 3 y 4: Crucero por el Nilo incluyendo las siguientes excursiones: La presa alta, la cantera de granito con el Obelisco inacabado, Kom Ombo, Edfú, Luxor y salida al Cairo con vuelo interno.
  • Días 5, 6 y 7 El Cairo con visita a las pirámides de Giza y la Esfinge, Menfis y la necrópolis de Sakkara, pirámide de Unas, Barrio Copto donde se encuentra la Sinagoga, ciudad de Saladino con su gran mezquita, mercado Khan el Khalili.
  • Dia 8 Vuelta desde El Cairo a Madrid.

No estaba incluida la visita a Abu Simbel ni al Museo del Cairo pero nosotros queríamos ir fuera como fuera…

DIA 20/01/2006.  Nuestra llegada a Egipto

Llegó el día 20 de Noviembre, llegamos a Barajas, buscamos el mostrador de la Tour operadora Royal Vacaciones ya que teníamos que recoger todo el papeleo de nuestro viaje, bonos de hotel y vuelos, la encontramos enseguida pero tuvimos que esperar un buen rato hasta que abrieron y nos dieron la documentación junto con una pequeña guía de Egipto, facturamos, embarcamos y a la hora prevista salimos para Egipto.

El vuelo bastante bien, unas cuatro horitas y media aproximadamente, se nos pasó bastante rápido, en cuanto nos dimos cuenta estábamos recogiendo nuestras maletas y un autobús nos estaba esperando para llevarnos a nuestra motonave que estaba en Asuan donde empezaría nuestro crucero por el Nilo.

La motonave era Nile Crown II. La primera impresión que nos llevamos desde fuera fue bastante buena, es como un barco de crucero pero pequeñito, al entrar hicimos el check in y nos fuimos a nuestra habitación, la cual estaba bastante bien, amplia, muy limpia, con un baño bastante grande…nos gustó mucho y mas cuando abrimos las cortinas y vimos que teníamos un balconcito desde donde podíamos ver el Nilo, estábamos casi a ras del agua, nos encantó!!

En la cama teníamos las toallas colocadas con forma de corazón adornando, un bonito detalle…

Dejamos las maletas  y nos fuimos a recorrer la motonave, era muy bonita, tenia un salón de baile, el restaurante y en la parte alta una zona para tomar el sol y una piscina pequeñita…empezamos a hacer fotos!!!! estábamos muy ilusionados…

Después nos reunieron para presentarnos a quien seria nuestro guía durante todo el viaje, una versión Árabe Bruce Willis pero de piel morena, sinceramente no recordamos su nombre porque desde el primer momento todo el mundo le llamaba “Habibi” ya que era una palabra que la repetía constantemente (por cierto significa “mi amor” en árabe…) y fue cuando nos comentaron que al día siguiente se iba a hacer la excursión opcional a Abu Simbel para que nos apuntásemos quien estuviéramos interesados, nosotros no nos lo pensamos ni un momento, nos costo por persona unos 30 € y se salía esa misma madrugada a las 5 de la mañana, el desplazamiento se hacía en autobús… lo peor era el madrugón pero teníamos que aprovechar… así es que después de reservar la excursión nos fuimos a cenar, nos pusimos en una mesa con un matrimonio que pasaría ya los 65 años pero eran simpatiquísimos…el famoso Jul, como no paraba de decirle su mujer. 

La comida era buena, no era muy variada, todo hay que decirlo, pero se comía bien… cenamos arroz, carne y alguna que otra cosilla típica de la zona y nos fuimos directos a dormir ya que estábamos muy cansados del viaje y mañana el día iba a ser duro!!

Día 21/01/2006

Nos levantamos sobre las 4.30h y a las 5h ya estábamos subidos en el autobús, no podíamos con nuestras almas, estábamos muertos de sueño y cansancio pero Abu Simbel nos esperaba…. 

Como estaba todo muy oscuro y no podíamos disfrutar del paisaje decidimos dormirnos un rato, paramos en una zona de la carretera donde había mogollón de autobuses y una vez todos juntos seguimos el camino.

Llegamos a Abu Simbel cuando estaba amaneciendo, bajamos, hacia frío pero sin duda lo que mas nos dejó helados no fue el tiempo, sino la vista de tener ante nosotros el famoso templo de Ramses II una auténtica maravilla.

La visita a Abu Simbel se reduce al templo de Ramses II, al de Hathor y a pasear por la orilla del Lago Nasser.

El Templo de Ramses II es impresionante. Si lo visitáis por la mañana podéis disfrutar de su fachada con las imágenes de Ramses II iluminada por el sol, por la tarde no disfrutareis de esta vista sin embargo disfrutareis de mas tranquilidad ya que no hay tantos visitantes…

La parte de dentro también es impresionante, entre otras cosas hay imágenes de Ramses II junto con diversos dioses.

El Templo de Hathor es parecido pero no es tan impresionante, algunos colosos representan a Ramses II y a su esposa Nefertari vestida como la diosa Hathor. Dentro hay dibujos que relatan la historia de ambos.

Estuvimos unas cuantas horas en la zona visitando los templos, paseando cerca del Lago Nasser, las explicaciones de nuestro guía nos hicieron la visita muchísimo más interesante y provechosa…

Conforme iba pasando la mañana empezaba a hacer un calor sofocante….

Terminada la visita subimos al autobús en dirección a la Presa de Asuan.

La Gran Presa de Asuan es una de las más grandes del mundo y es considerada una maravilla de la ingeniería. Ofrece unas vistas magnificas de la ciudad y de los monumentos que hay a su alrededor.

Cuando llegamos nos rodearon un montón de niños ofreciéndonos collares de frutas por un euro, compramos unos cuantos y estuvimos un rato disfrutando de las vistas del lugar.

Desde la Alta Presa de Asuan se observa, a través del lago, la gran reserva natural que se creo al hacerse la presa, la estación de energía y el Templo de Kalabsha en la parte sur.

Desde allí volvimos al bus para ir a ver el Obelisco Inacabado, se llama así porque obviamente, está sin terminar, el motivo, según nos contó nuestro guía es que aparecieron unas fisuras en el granito que estaban tallando y allí se quedó.

La visita al Obelisco Inacabado no tienen nada de especial ya que hay mogollón de Obeliscos por todo Egipto (y muy bien conservados) si lleváis la excursión incluida pues bueno, no esta mal verlo, pero si tenéis que hacerla por vuestra cuenta no merece la pena en absoluto…

En la zona del Obelisco Inacabado hay militares que disimuladamente se te acercan, te intentan hablar, te colocan su gorra y se ofrecen para hacerse una foto contigo…la sorpresa es que luego te piden una propina…nosotros picamos la primera vez….que se le va a hacer…

Desde allí regresamos a la motonave, estábamos bastante cansados, así es que nos dimos una ducha y salimos un ratito por el barco para que nos diera el aire…ya habíamos comenzado el recorrido, las vistas del Nilo eran una maravilla…íbamos a visitar un nuevo Templo, el Templo de Horus y Sobek conocido tambien como Templo de Kom Ombo ya que se encuentra en Kom Ombo, una población a unos 40 Km de Asuán.

Bajamos del barco y a las orillas del Nilo pudimos ver el Templo de Kom Ombo, la visita a este templo es una de las mas bonitas que tuvimos ya que cuando llegamos estaba atardeciendo y está iluminado por lo que el ambiente es muy especial.

Según nos contó nuestro guía, el Templo fue construido por orden de Ramses II. La divinidad del templo es Sobek, un Dios con cabeza de cocodrilo y cuerpo humano, con posterioridad se agregó el dios Haroeris ya que a los habitantes del templo no les gustaba tener un Dios que representara el mal como era Sobek.

Dentro de lo que cabe el Templo está bastante bien conservado y en la capilla de Hator hay unas momias de cocodrilos que se conservan bastante bien.

Al terminar la visita al Templo nuestro guía nos propuso ir al mercado que nos pillaba de camino a nuestra motonave y comprar unas chilabas para hacer una fiesta de disfraces por la noche después de cenar, la idea nos gustó bastante, además como nos encantan los mercadillos disfrutamos muchísimo haciendo nuestros primeros regateos.

Los vendedores empezaron a ofrecerle camellos a Miguel a cambio de mi….pasamos un buen rato…nos compramos unas chilabas bordadas preciosas y unos turbantes.

Llegamos a la motonave, dejamos las compras  y nos fuimos para el comedor a cenar, estábamos hambrientos!!!! 

La comida muy buena, como os dijimos al principio no es que fuera muy variada pero estaba muy buena y el servicio del personal era impecable, muy simpáticos y agradables!! Y bueno, nuestros compañeros de mesa inmejorables!!!!! La parejita de maduritos, otras chicas que eran amigas y viajaban juntas y otra pareja de Granada super simpaticos!!! Empezamos a hacer nuestros primeros amigos!!

Al terminar de cenar fuimos a ponernos las chilabas y los turbantes y nos reunimos en el hall donde nos habían dicho. 

Había miembros de la tripulación tocando instrumentos típicos de la zona, animando al personal…empezamos a conocer a otras parejas, unos madrileños, unos gallegos…

Nos fuimos todos disfrazados para la discoteca de la motonave donde nos tomamos una copa, hablamos con los nuevos compañeros que habíamos conocido, haciéndonos fotos unos a otros…después comenzaron los juegos en la pista de baile, pasamos un rato muy muy divertido….

Mientras nosotros disfrutábamos de un buen rato la motonave seguía su curso navegando por el Nilo…

Cuando terminó la fiesta nos fuimos a dormir, el día había sido largo e intenso, pero nos había encantado…estábamos deseando descubrir mucho mas de este maravilloso y enigmático país.

Día 22/01/2006

Nos despertamos temprano y nos fuimos a desayunar, en una media hora pararíamos en Edfú donde íbamos a visitar el Templo de Horus.

Edfú es una ciudad situada a unos 90km al sur de Luxor. Está situada en un lugar privilegiado para la supervivencia de sus habitantes ya que está en un amplio valle a salvo de las inundaciones anuales causadas por la subida del río.

Llegamos a Edfú y acompañados por nuestro guía nos dirigimos al Templo dedicado al Dios Halcon Aotus. 

Es impresionante lo bien que se conserva el Templo. Tiene dos salas hipostilas la primera contiene doce columnas decoradas con figuras de plantas en la parte inferior. Allí pudimos ver la estatua de Horus con doble corona.

Hay otras cuatro salas mas pequeñas que se dedicaban a las ofrendas, una de ellas se utilizaba como laboratorio y se pueden ver las pareces llenas de dibujos de la preparación de los productos que se utilizaban en las ceremonias.

Entre el Templo y el recinto amurallado se pueden ver muchas inscripciones referentes a la construcción del templo, otras inscripciones religiosas, etc…

Estuvimos un buen rato viendo el templo y disfrutando de las explicaciones de nuestro “Habibi” que no paraba de decirnos “Royalitos” por el simple motivo de que viajábamos con la tour operadora Royal Vacaciones…esa era su forma de diferenciarnos…

Al terminar nuestra visita al templo volvimos a la motonave donde disfrutaríamos de crucero el resto del día hasta que llegásemos a Luxor. Aunque estábamos a algo menos de 100Km tardaríamos bastante ya que teníamos que pasar por la esclusa de Esna y conllevaba un buen rato…

Durante el crucero aprovechamos que hacía muy buen tiempo, nos pusimos el bañador y nos fuimos a la parte de arriba a tomar el sol y a pegarnos un bañito en la piscina, eso si, el agua estaba congelada, pero bueno, fuimos valientes y nos bañamos un ratito.

En nuestras idas y venidas a nuestra habitación, el personal del barco nos hacía figuritas con la toalla que nos dejaba en la cama y en alguna ocasión nos hacía bromas, una vez nos colocaron una toalla con forma de mono colgada al mismo entrar a la habitación, claro, al no esperarte nada colgando, al entrar a la habitación te llevas un buen susto…en mi casó grité y salieron dos o tres chicos partiéndose de risa que estaban escondidos en el pasillo esperando nuestra reacción…

Desde la piscina vimos el paso de la esclusa de Esna, es super curioso, hay que esperar que den paso a la motonave, cierran la esclusa, nivelan, abren y ala, seguimos nuestro camino…esto que parece fácil nos llevó unas horitas…

Al ratito llegamos a Luxor donde teníamos nuestra próxima parada, ya estaba atardeciendo y bajamos de nuestra motonave para visitar el Templo de Luxor.

El Templo de Luxor fue construido por dos Faraones principalmente, Amenhotep III  y Ramses II que finalizó el templo, luego otros Faraones también contribuyeron a embellecerlo…el Templo está dedicado al Dios del viento Amón. La visita anocheciendo fue espectacular, estaba iluminado y la temperatura era ideal por lo que pasamos largo rato disfrutando de la impresionante maravilla que teníamos ante nosotros.

El Templo de Luxor estaba unido al de Karnak (el cual visitaríamos al día siguiente) a lo largo de una avenida de esfinges. Ahora solo pueden verse las esfinges a la salida de cada uno de los templos.

Entre otras cosas pudimos ver la estatua de Tutankamon y su esposa y algunos obeliscos,  en la entrada había dos pero uno de ellos está en la Plaza de la Concordia en Paris ya que fue un regalo de Mohamed Alí, mogollón de salas e inscripciones por todos lados, es una auténtica pasada…

Después de la visita volvimos a la Motonave para cenar. Durante la cena quedamos con los chicos Granadinos que a su vez habían conocido a un grupo bastante grande de Madrileños para irnos a algún garito a tomar algo.

Así lo hicimos, al terminar de cenar, después de las presentaciones oportunas, salimos caminando por Luxor hasta que llegamos a una especie de bar con dos plantas, la de arriba al aire libre, donde nos sentamos y nos pedimos unas cervezas, té y una sisa con tabaco de sabores y estuvimos pasando un buen rato, riéndonos un montón  y cascando por los codos. Mientras estábamos en el bar vimos una chica vestida de novia y un montón de carros que paseaban el ajuar por las calles, fue super curioso!!! por lo visto es tradición allí mostrar el ajuar por las calles antes de casarte…

Después volvimos a la motonave y a descansar…

Día 23/01/2006

Hoy también madrugamos y después de desayunar salimos para el Valle de los Reyes. Un poquito de bus, un poquito de trenecito de estos típicos turísticos pero en plan salvaje y por fin llegamos a la zona de las tumbas….

El Valle de los Reyes es una necrópolis del antiguo Egipto donde se encuentran las tumbas de la mayoría de los Faraones del Imperio Nuevo.

Visitamos unas tres tumbas, por dentro son una maravilla, enormes, desde fuera nunca llegas a imaginar el laberinto y la cantidad de tesoros que se encuentran dentro… una de las que visitamos y mas nos gustó fue la de Ramses VI.

Hacía un calor sofocante, hay zonas que están habilitadas para descansar, así es que después de la visita a las tumbas estuvimos un ratito refrescándonos y desde allí salimos a visitar el Templo de Hatsepsut que se encuentra a unos diez minutos en bus del Valle de los Reyes.

El Templo sorprende nada mas verlo porque no es ni parecido a lo que habíamos visto hasta ahora, está excavado en la roca!!!. Es uno de los pocos templos dedicado a una mujer, a la única faraona Hatsetsup que reino en Egipto durante largo tiempo. 

El templo es muy bonito y se ve en poco tiempo ya que no es muy grande, tiene una parte excavada en la roca y otra parte en el exterior formada por tres terrazas. Conforme se va subiendo hay mogollón de pinturas muy llamativas en el lado derecho de las escaleras, en la parte baja.

Sin duda, merece la pena la visita. Al salir, en nuestro recorrido hasta el autobús había como un pequeño mercadillo donde nos avasallaron intentando vendernos de todo, nosotros preferimos dejar las compras para El Cairo…

Desde allí volvimos al bus y nos dirigimos a visitar el templo de Karnak.

En la entrada al Templo se pueden ver las esfinges que forman parte de la avenida de lleva al Templo de Luxor

El Templo de Karnak es el templo más grande de Egipto y todavía siguen encontrando restos hoy en día. Tiene en su interior el gran templo de Amón, otros templos menores, capillas, columnas gigantes dentro de su impresionante sala hipóstola y el gran lago sagrado que según nos dijo nuestro guía mide 120 mts de largo y en el los sacerdotes hacían sus ritos nocturnos….

En uno de los lados del lago hay un escarabajo gigante que simboliza el nacimiento del sol venciendo a las tinieblas. Nos dijeron que si dábamos tres vueltas alrededor del escarabajo pensando un deseo se cumplía, todo el mundo lo hacía así es nosotros también nos pusimos a dar vueltas al escarabajo y bueno, todo hay que decirlo, a día de hoy, por lo menos a mí, el deseo se me ha cumplido…

Después de pasar largo rato recorriendo el templo, subimos al autobús de vuelta a la motonave ya que teníamos que recoger el equipaje puesto que teníamos vuelo interno hacia El Cairo, pero antes paramos a ver Los Colosos de  Memnon que son los únicos restos del Templo funerario de Amenhotep III. Se trata de dos estatuas enormes (alcanzaran los 20 mts de altura) que representan al rey Amenhotel III y presidían la entrada del Templo. A ambos lados están representadas la reina Mutemuia y la esposa Tiyi. Hay una leyenda ya que el coloso del lado derecho emitía un sonido característico todas las mañanas y se decía que era porque saludaba a su madre cuando esta aparecía por el horizonte. Iba la gente en peregrinación para observar el fenómeno. El truco de este fenómeno es que tras un terremoto se deterioro la parte de arriba de la estatua y se abrió una gran grieta que al calentarse con los primeros rayos del sol hacía que la piedra emitiera un sonido característico, cuando restauraron la estatua dejó de hacer ruido y el misterio se desvaneció…esto de tener un guía como Habibi es una autentica ventaja, aprendimos un montón!!!!!

A nosotros nos encanta viajar por libre, sin guía, sin horarios ni puntos fijados, pero Egipto es un destino en el que es necesario tener guía ya que te van explicando todo al detalle y entre el entorno y el relato te sientes allí entre los faraones…en aquella época…

Llegamos a la motonave, recogimos el equipaje y salimos para el aeropuerto, después de una horita de vuelo aterrizábamos en El Cairo, ya era de noche…nos llevaron a nuestro hotel “Pyramids Park El Cairo”, hicimos el check in y nos fuimos para nuestra habitación, no sin antes investigar el hotel, era enorme, con las habitaciones en bajo, como pequeñas casitas de estilo moderno que rodean una gran piscina y nuestra habitación muy espaciosa, todo perfecto. 

Según nos dijeron, el hotel estaba en la zona de las Pirámides, a unos 10 minutos en autobús y a unos 30 minutos del centro del El Cairo.

Cenamos en el hotel y después nos fuimos a dormir, al día siguiente nos recogerían para ir a la Pirámides!!!!!! 

Día 24/01/2006

Nos levantamos sobre las 7.00h y nos fuimos a disfrutar de un buen desayuno en el Hotel. Sobre las 8.00h pasaron a recogernos para visitar las Pirámides de Giza, por fin íbamos a verlas!!!! Nos hacía muchísima ilusión ya que muchas veces habíamos intentado imaginar como sería encontrarte ahí delante de esa maravilla…

Nos llevaron en autobús hasta el recinto donde se encuentran las pirámides: Keops (la mayor), Kefren y Micerino…sin duda, son una autentica maravilla…impresionante!!!

Nos pusimos a caminar por la zona y a sacar fotos por todos sitios, por mucho que miras y te pateas el sitio no te cansas de admirar lo que tienes delante…

Nuestro guía nos comentó que podíamos visitar la pirámide de Kefren por dentro así es que nos animamos!!!Como no!!!

Nos advirtieron que quien tuviera claustrofobia no entrase porque agobiaba un poco pero por suerte no tenemos así es que no podíamos perdernos la visita, entramos y la verdad es que si que es muy estrecho hasta que llegas a la cámara funeraria, no se pueden hacer fotos pero bueno, nosotros hicimos una con el móvil, abajo había un hombre con barba y una túnica que tenía un libro en la mano y decía cosas en voz alta, cosas religiosas creemos…

Después de la visita nos fuimos a una zona donde había camellos y nos subimos para sacar unas fotos, normalmente se negocia el precio con el dueño de los camellos, pasamos un rato divertido!!

Desde allí nos dirigimos a la Esfinge de Giza, otra maravilla junto a las Pirámides. Se supone, según nos dijo nuestro guía, que la cabeza es una representación del faraón Kefren y el cuerpo es el de un león, pero hay otras versiones, como que el cuerpo es un perro egipcio símbolo de Anubes, guardián de la Duat…

Fue construida en un montículo de roca caliza que había en la zona, es una autentica maravilla, aunque, sobre todo la cara, está bastante deteriorada.

Como podéis imaginar, tomamos infinidad de fotos, uno nunca sabe si volverá a tener delante algo así….

Después de la visita nos llevaron a una fábrica de papiros, donde te enseñan como los hacen y tienen una exposición por si quieres comprar alguno, es bastante interesante, a nosotros nos gustó mucho ver el proceso de elaboración e incluso compramos un par de ellos que ahora, enmarcados, adornan parte de una pared de nuestro salón…

Desde allí nos fuimos a comer a un sitio que nos recomendó nuestro guía, estaba muy cerquita del recinto de las Pirámides, no recuerdo el nombre, pero comimos fenomenal, principalmente comida típica de la zona y un pescado delicioso. Nos llamó mucho la atención que los camareros, todos chicos arreglaban el pescado a los hombres que iban en el grupo, les quitaban las raspas, los partían…, a las mujeres no…serán machistas…uno de ellos incluso le regaló a Miguel una moneda con las pirámides en una de las caras, bonito detalle, por supuesto, la guardamos como oro en paño…

Nuestro guía aprovechó y nos enseñó colgantes y pulseras que vendía con jeroglíficos, nosotros compramos un par de colgantes muy bonitos, por cierto, Miguel perdió el suyo…

Después de comer  y pasar un rato muy agradable con el resto del grupo de Españoles, nos llevaron de vuelta al hotel donde descansamos ya que a media tarde nuestro guía nos recogería de nuevo ya que nos tenía preparada una visita sorpresa, lo cual nos tenía del todo ilusionados ya que, viniendo de el, seguro que sería algo especial, y vaya que lo era…

Nos recogieron en bus cuando ya estaba anocheciendo, ahí tuvimos nuestro primer contacto con El Cairo puro y duro, un caos de coches que no respeta nada, gente de un lado a otro, bullicio…impresionante!!  nos bajamos en la zona de Al Azhar Mosque, que separa el barrio islámico del famoso mercado Khalili. Esta parte de la ciudad nos encantó, te enreda en un ambiente especial, las calles están llenas de artesanos que hacen actividades de lo mas curiosas, vimos a un señor planchando camisas con los pies, otro nos hizo una demostración de cómo depilar las cejas con un hilo, bebimos zumo de caña de azúcar, vimos un ciber con cuatro ordenadores reventados totalmente….una auténtica pasada, parecía que estábamos en otra época, en otro mundo…

Después de largo rato paseando por las callejuelas visitamos la Mezquita Al Azhar, que podéis verla en el anverso del billete de 50 piastras. Es un sitio de culto de la tradición chiíta del Islam y su principal templo en el norte de Africa y Oriente Próximo, solo la pudimos ver por fuera pero merece la pena…

Volvimos al bus y antes de llevarnos a cenar, esta noche teníamos cena con espectáculo típico, según nos dijo nuestro guía, nos dirigimos a visitar la Mezquita de Qait-Bey, la cual nos encantó, tiene una cúpula tallada que se considera la mas bella del mundo musulmán, y pasamos por la “Ciudad de los Muertos” la cual solo vimos desde el autobús ya que según nos dijeron es un lugar peligroso, se aconseja ir con alguien de la zona, algún taxista o guía, no ir por libre.

La Ciudad de los muertos está situada a las espaldas de la Ciudadela de Saladito y es un inmenso cementerio con monumentos medievales que hoy está habitado por familias humildes. En los años setenta cientos de familias ocuparon los espacios de los mausoleos y los convirtieron en sus domicilios por lo que hoy en día conviven los vivos con los muertos…nos contó nuestro guía que en muchos casos se ha llegado a un acuerdo entre las familias de los muertos y las de los vivos, los primeros permiten que se ocupen los mausoleos con la condición de que los ocupantes las cuiden. Sinceramente cuando pasas por allí y te van contando lo que allí se cuece te da un poco de yuyu…

La excursión sorpresa que nos había preparado nuestro guía sin duda no nos defraudó, al contrario, nos encantó y nos ha marcado…

Después de la visita nos fuimos hacia el restaurante, era un sitio típico donde nos sentamos por grupos en grandes mesas redondas donde había una fogata en el centro donde nos íbamos cocinando la carne que nos iban trayendo mientras fumábamos sisa, comíamos fruta y disfrutábamos de música típica y bailes diversos, entre ellos, la famosa danza del vientre, que Miguel junto con Javi el Malagueño y algún otro atrevido del grupo se lanzaron a bailar en el escenario, fue muy divertido, y lo pasamos en grande, una pasada!!!!

Después de la cena y la fiesta nos llevaron para el hotel, el día había sido muy muy intenso pero sin duda, inolvidable…

Día 25/01/2006

Hoy decidimos tomarnos el día un poco por libre, a nuestra bola, según el planning organizado, hoy tocaba la visita al Museo Egipcio, la cual no entraba en las excursiones contratadas, por lo que decidimos hacerla por nuestra cuenta pillando un taxi y pasando de guía, visitar el museo e irnos a disfrutar del famosísimo mercado  Khan El-Khalili, así es que nos levantamos temprano, desayunamos en el hotel y al terminar nos colgamos la mochila y salimos en busca de un taxi, al momento de caminar un poquito paramos a uno, negociamos el precio y salimos dirección al Museo Egipcio. Montarte en un taxi en El Cairo es una auténtica aventura, conducen de forma temeraria, súper rápido, no respetan a otros coches, ni señales, ni semáforos, ni peatones, nada de nada, solamente se oyen pitidos por un lado y por otro, una auténtica locura….

Nuestro taxista era un señor muy simpático con el que estuvimos hablando en ingles, no decía que hoy era un día frío porque estábamos a 17 grados, a las 8 de la mañana!!!!!!!!!!!!!!!!están locos!!!!!!!!!!!!!con el calor que hacía!!!!!!!!

Llegamos al museo, pagamos la entrada unos 50L por persona y comenzamos nuestro paseo…

Una anotación antes de continuar: el ir por nuestra cuenta al museo nos costó una cuarta parte de lo que nos habría costado si lo hubiéramos hecho con excursión organizada. Vale, diréis que merece la pena llevar guía, pero sinceramente, no nos hizo falta, hay mogollón de grupos por el museo y siempre pillas explicaciones en Español, Ingles o cualquier otro idioma…

El Museo Egipcio es como un enorme almacén donde se apilan auténticos tesoros. Cuando entras  te parece un lugar descuidado y sucio, pero a medida que vas avanzando vas metiéndote en un mundo fascinante lleno de historia, no vamos a detallar lo que vimos porque hay mogollón de información por todos lados, Internet, libros… donde podéis leer acerca de los temas que mas os interesen, lo que si que haremos es dejaros un enlace donde hay planos y un buen detalle de lo que podéis encontrar durante vuestra visita al Museo de Egipto:

http://www.egiptomania.com/antiguoegipto/lower/museocairo.htm

Lo que mas me fascinó fue la sala dedicada a Tutankamon, uno de los faraones más poderosos, que alcanzó la fama cuando se descubrió su tumba, el tesoro que albergaba la misma es una auténtica maravilla.

Otra de las cosas que nos llamó muchísimo la atención es la replica de la Piedra Rosetta, es una lástima que no puedan exhibir la original ya que está en el Museo Británico en Londres.

La piedra de Rosetta contiene un texto en tres tipos de escritura y su gran importancia radica en haber sido la pieza clave para comenzar a descifrar los jeroglíficos de los antiguos egipcios. 

Cuando estábamos visitando el Museo nos encontramos con el grupo de compañeros de viaje que había decidido hacer la excursión con el guía y quedamos con ellos para ir a comprar oro al peso en una tienda que uno de los chicos de Madrid conocía en una de las calles del famoso mercado Khan Al-Khalili, así es que, decidimos irnos para allá y mientras ellos llegaban daríamos una vuelta por el famoso mercado.

Khan Al-Khalili es mucho más que un mercado, una vez que te adentras te encuentras en una autentica ciudad de tiendas y puestos donde puedes encontrar de todo, tanto los locales como los turistas, que pueden comprar desde adornos, recuerdos, reliquias y baratijas, todas amontonadas…

Hay incluso talleres en el mismo mercado donde hacen sus propias mercancías para venderlas.

Estuvimos caminando por el laberinto de calles del mercado durante largo rato mientras los vendedores nos invitaban a cada momento a visitar sus tiendas, es una locura, no paran de preguntarte si eres de Madrid o Barcelona, te ofrecen sus productos y te dicen que están mas baratos que en Mercadona o en El Corte Inglés…una pasada…

En el mercado es donde realmente te sumerges en la esencia de la ciudad de El Cairo, es un lugar auténtico.

Hicimos una parada en el famosísimo café Fishawi, el café mas antiguo de la ciudad, visita obligada para aquellos que visitan el mercado, dicen que está abierto de forma interrumpida desde hace más de 200 años por lo que no tenéis que preocuparos, siempre está abierto!!

El café Fishawi es también conocido como el Café de los Espejos, para acceder hay que pasar estrechos pasajes del mercado. Es un sitio muy especial, un sitio típico Egipcio, calido y acogedor…

Nos sentamos y tomamos un té y una sisa tranquilamente mientras que observábamos a  la gente que entraba y salía y sobre todo a la que allí había…

Pasamos un buen rato, descansamos y cogimos fuerza para seguir la marcha por el mercado. Cuando nos disponíamos a salir nos encontramos con el resto del grupo y ya nos juntamos todos para seguir recorriendo Khan Al-Khalili. Los chicos de Madrid tenían el contacto de Jordi, un señor que se dedicaba a vender oro al peso, así es que nos pusimos a buscarlo, mas o menos teníamos referencia de la zona donde se encontraba su tienda pero no estábamos seguros, así es que nos pusimos a preguntar y resulta que todo el mundo lo conocía y nos indicaba donde podíamos encontrarlo, parecía alguien muy popular por la zona… finalmente un chico se vino con nosotros y nos metió por unas callejuelas, seguidas de unas escaleras un poco extrañas que nos hicieron llegar a una tiendecilla, la tienda de Jordi, si no llega a ser por el chico dudo que la hubiéramos encontrado…allí estaba Jordi que nos atendió estupendamente, compramos mogollón de cosas a muy buen precio, oro, plata, papiros y otros souvenirs…en la tienda de Jordi puedes encontrar de todo…después nos recomendó un restaurante para cenar en el mismo mercado y se vino con nosotros. Durante la cena no paró de fumar su sisa, allí en el restaurante y por todos los rincones por donde pasaba la gente lo trataba como si de una autoridad se tratase…nos pareció tan extraño todo…pero bueno, pasamos una velada muy interesante, Jordi nos estuvo contando mogollón de anécdotas y aventuras…

Después de unos años hemos visto un reportaje de Egipto en Planeta Finito y sale la tienda de Jordi!!!! Nos hizo mucha gracia pero sobre todo, mucha ilusión volver a verle aunque sea por televisión…

Ya era tarde, estuvimos paseando por El Cairo un ratito tomando fotos de noche y ya decidimos volver al hotel y menos mal que tomamos esta decisión porque no sabíamos lo que se nos avecinaba…

Pillamos dos taxis ya que íbamos bastante gente, aun así en el taxi que íbamos nosotros subimos 6 personas mas el conductor!!! Podéis imaginaros, parecíamos sardinas en lata!!!! Le dimos el nombre del Hotel y nos dijo que no había problema que nos llevaba, negociamos el precio con el, pero el tío empezó a dar vueltas y mas vueltas, se bajaba del taxi y preguntaba a unos y a otros, como no le entendíamos no empezamos a mosquearnos hasta que llevábamos 40 minutos dando vueltas en el taxi, eso ya nos parecía raro…empezamos a preguntarle en ingles que porque no nos llevaba y finalmente llegamos a la conclusión de que no sabía donde estaba el Hotel, al principio nos partíamos de risa pero después de una hora en el taxi nos cabreamos un poco y mas cuando se bajó, un chico le dijo donde estaba el hotel y entonces pretendió cobrarnos mas por llevarnos, allí si que ya nos mosqueamos y nos bajamos del taxi y después de discutir un ratillo nos llevó por el precio inicial que habíamos pactado, hay que tener un cuidado con los taxistas de El Cairo…menudos pillos…

Por fin llegamos al hotel, nos duchamos y nos fuimos directos a la cama ya que habíamos decidido ir a Sakkara y Menfis la próxima mañana y había que madrugar…

Día 26/01/2006

Nos levantamos temprano, teníamos que aprovechar ya que, aunque era nuestro penúltimo día en Egipto, era como si fuera el último ya que al día siguiente nos íbamos directamente al aeropuerto ya que el vuelo salía temprano así es que teníamos que hacer muchas cosas hoy…

Desayunamos y nos subimos al bus con el resto de compañeros rumbo a Sakkara a ver la Pirámide Escalonada.

Llegamos a Sakkara en algo mas de media hora. Sakkara constituye el conjunto de pirámides más antiguo y extenso de la región menfita. La necrópolis ocupa una extensión de unos 6 km, estuvimos visitando el recinto, dentro de la Necrópolis destacan un gran número de mastabas. La Necrópolis fue cementerio durante largo periodo de tiempo. Además de otros monumentos de gran importancia, Sakkara alberga la famosa Pirámide Escalonada de Zoser. Es una maravilla.

La Pirámide Escalonada de Zoser es la primera tumba que se construyó en piedra y la más antigua construcción de sus dimensiones en ese material.

Estuvimos caminando por las inmediaciones escuchando atentamente las explicaciones de nuestro guía que nos contó que la pirámide inicialmente no era una pirámide sino que lo que se pretendió construir era una mastaba grande pero termino siendo una superposición de seis mastabas, así la construcción final suponía una pirámide de 6 escalones que llegaban al cielo…la verdad es que con las explicaciones de nuestro guía disfrutas muchísimo mas las visitas y te metes en aquélla época…

Cuando paseábamos por el recinto nos pasó una cosa súper graciosa, nos sentamos a descansar en un montículo y de pronto vemos una nube de polvo que se acercaba a nosotros, nos ponemos de pie porque no sabíamos exactamente que era lo que se acercaba y al cabo de un momento podemos ver un burro con un señor pequeño encima galopando como un loco. Cuando llega delante de nosotros se para el burro y el señor nos sonríe (con un solo diente en la boca) y nos dice: cuñaaaaaaooooo!!!!!!!!!!!!!! Bueno, os podéis imaginar la risa, yo no podía ni mantenerme en pie…no podía parar de reír y el señor nada mas que repitiendo la famosa palabrita… al final lo que buscaba es que nos hiciéramos fotos con el y le diéramos un dinerillo…aquí todo el mundo intenta aprovecharse del turista, eso tenéis que tenerlo asumido…

Nuestra próxima visita fue a la más pequeña de todas las pirámides del Antiguo Imperio, la pirámide de Unas. Al lado de la pirámide escalonada de Sakkara, la pirámide de Unas no llama mucho la atención pero según nos indicó nuestro guía esconde unos tesoros maravillosos, el llamado Texto de la Pirámide, inscripciones encontradas en sus paredes que concedían propiedades mágicas. 

Solo la visitamos por fuera ya que se encuentra en muy mal estado de conservación y a simple vista parece un gran montón de ladrillos.

Desde allí nos dirigimos hacia Menfis a visitar el Museo.

En la zona donde estaba la ciudad de Menfis actualmente hay un museo al aire libre que tiene una gran esfinge, varias estatuas de Ramses II, una de ellas tumbada y otros restos arqueológicos.

Sin duda la Esfinge de Alabastro y sobre todo, el Coloso de Ramses II es la escultura que mas llama la atención ya que es gigante, hay que subir a la parte de arriba para verla completamente y poder fotografiarla, es una auténtica maravilla.

Estuvimos un buen rato visitando el museo y a medio día, como es debido, nos fuimos a comer.

Al terminar de comer el bus nos llevó de vuelta al hotel, pero algunos le pedimos que nos dejase en el mercado ya que queríamos meternos de nuevo en el ambientillo de El Cairo y a parte nosotros también queríamos hacer algunas compras, así es que no nos pusieron ningún problema y en un momentillo estábamos de nuevo disfrutando de la vida de Khan Al-Khalili.

Nos pateamos las callejuelas, compramos más cosillas, entre ellas una cachimba y tabaco para fumarlo en ella, que ya hemos puesto en marcha unas cuantas veces en casa…

Pasamos por otras callejuelas que había por allí cerca donde se vendían todo tipo de telas, había mogollón de militares vigilando por todos lados por lo que hay sensación de seguridad en cada rincón…

Volvimos al café de los espejos, tomamos té, esta vez había muchos grupos de chicas tomando refrescos, nos llamó mucho la atención porque el día anterior cuando habíamos ido solamente había hombres en el café a parte de los turistas…

Y allí, entre tiendas, cafés, etc… pasamos la tarde…

De noche ya cogimos un taxi entre todos, esta vez subimos 8 personas a parte del taxista, pero en este caso el taxista nos llevó directos, menos mal!!!!

Llegamos al hotel, preparamos la maleta y descansamos.

Al día siguiente volamos desde El Cairo a Madrid, el vuelo genial, no lo pasamos durmiendo todo el rato, sin problema…

En conclusión nuestro viaje a Egipto fue una maravilla, por las maravillas que allí vimos, por las maravillas que imaginamos que debían haber ocultas, por nuestro guía que nos ayudó a meternos en la historia, por la gente que conocimos que, sin duda, nos hizo el viaje mas especial y sobre todo, por lo especial del viaje, por la magia que envuelve a Egipto…