Estamos   a   Octubre   del   año   2014   y   se   nos   ha   ocurrido   que,   aprovechando   la semana   blanca   del   próximo   año   en   febrero   y   que   los   niños   tendrán   días libres   podíamos   hacer   un   viaje   familiar   a   algún   destino   divertido   para   todos, sobre   todo   para   los   niños,   así   es   que,   nos   ponemos   manos   a   la   obra   y   vemos que los vuelos a Milán están bastante bien de precio para esas fechas. Vale,   si   nos   vamos   a   Milán   podemos   volver   a   hacer   lo   mismo   que   hicimos   en Navidad   hace   unos   años,   ir   en   tren   a   Venecia   y   pasar   allí   unos   días,   así hacemos   un   dos   por   uno…no   es   mala   idea….nos   ponemos   a   concretar   fechas,   a ver   a   ver,   sería   del   13/02/2015   al   17/02/2015…como????   pero   si   coincide con   Carnaval!!!!!!   Carnaval   en   Venecia!!!!!!!!   no   podíamos   creerlo!!!como   nos   lo íbamos a perder!!! a comprar los vuelos ya!!! En   total   seremos   las   tres   hermanas   con   maridos   incluidos,   tres   niños,   Carlos y   Paula   que   tienen   7   años,   Nerea   que   tiene   11   años   y   los   abuelos,   como   no!!!! nos vamos todos!!!! Ya   tenemos   los   vuelos,   nos   cuestan   55,75€   por   persona   con   Ryanair   volando desde    Madrid    a    Milán,    los    reservamos    directamente    en    la    página    de    la compañía aérea. El   plan   inicial   era   ir   a   Milán,   pasar   allí   la   primera   noche   cerca   de   la   estación de   tren   y   al   día   siguiente   salir   en   tren   para   Venecia,   pasar   allí   dos   noches   y finalmente   una   noche   más   en   Milán   para   visitar   la   ciudad   el   último   día,   así   es que   nos   pusimos   manos   a   la   obra   y   compramos   los   billetes   de   tren   en   la página   de   Trenitalia,   saliendo   el   día   14/02   a   las   7.00h   para   llegar   temprano y   volviendo   de   Venecia   el   día   16/02   por   la   tarde   para   llegar   a   Milán   a   última hora,   así   aprovecharíamos   el   día   14,   15   y   16   casi   completo   en   Venecia.   El tren   nos   costó   37,50€   el   billete   de   adulto   y   20,50   el   billete   de   niño      desde la   Estación   Central   de   Milán   a   la   Estación   de   Sta.   Lucía   en   Venecia   ida   y vuelta. El   transfer   de   ida   y   vuelta   desde   el   aeropuerto   de   Malpensa   a   la   Estación Central   de   Milán   lo   cogimos   por   internet   en   la   web   de   Malpensa   Shuttle   y nos costó 16 € cada adulto y 10€ cada niño. Próximo paso y muuuuuy importante…el alojamiento!! Empezamos   a   buscar   en   varias   páginas   web   para   ver   si   encontrábamos   algún apartamento   para   Venecia   porque   al   ir   11   personas   y   en   esas   fechas   lo podíamos   tener   bastante   complicado.   Como   ya   habíamos   estado   en   Venecia un    fin    de    año    y    nos    alojamos    en    los    apartamentos    Residenza    Ca    Darío pensamos   que   igual   podíamos   ponernos   en   contacto   con   ellos   y   preguntarles directamente    si    tenían    algo    disponible    que    nos    pudiera    servir…pero finalmente   no   tuvimos   que   hacerlo   porque   al   ponernos   a   buscar   en   Booking encontramos   un   apartamento   justo   con   ellos   que   era   ideal   para   nosotros, ubicado   en   Santa   Groce   las   dos   noches   con   desayuno   en   un   apartamento   con cuatro   habitaciones,   baño   y   cocina   por   91€   por   persona,   lo   vimos   perfecto sobre    todo    teniendo    en    cuenta    que    en    estas    fechas    es    casi    imposible encontrar   alojamiento   en   Venecia   y   alrededores,   ni   siquiera   en   Milán,   así   es que   no   nos   lo   pensamos   dos   veces   y   reservamos,   además   no   tuvimos   que pagar   nada   en   el   momento,   se   pagaba   a   la   llegada   y   podíamos   cancelar   sin cargo hasta el 6/2 así es que perfecto. Ahora   a   por   las   dos   noches   de   Milán,   la   del   primer   día   y   la   del   último,   en ambos     casos     buscábamos     algo     cerca     de     la     estación     de     tren     para desplazarnos   a   Venecia   cómoda   y   rápidamente.   La   reserva   del   primer   día   la hicimos   por   Booking   en   el   Hotel   Central   Station   que   estaba   justo   enfrente de   la   Estación   Central   y   tenía   buena   pinta,   por   persona   nos   costó   34€. Intentamos    reservar    para    el    último    día    en    el    mismo    hotel    también    por Booking    pero    no    había    habitaciones    disponibles    así    es    que    nos    metimos directamente   en   la   web   del   hotel   y   al   probar   si   que   nos   dejaba   reservar   sin problema   e   incluso   algo   más   barato   que   por   Booking,   nos   salío   por   persona 32€, así es que genial, ya prácticamente lo teníamos todo… Preparar   un   viaje   en   familia   es   algo   que   os   recomendamos   totalmente,   la preparación   y   la   espera   es   súper   divertida,   sobre   todo   por   los   niños   que están   muy   ilusionados   tanto   con   el   viaje   como   con   la   celebración   de   Carnaval, Carlos hasta quería llevarse su disfraz de Hulk!!!! Nos   ayudábamos   de   internet   para   explicarle   que   lugares   visitaríamos,   les llamaba   mucho   la   atención   ir   a   una   ciudad   sin   coches   y   llena   de   canales. Estaban deseosos por llegar y colocarse su máscara!! Unos   días   antes   del   viaje   miramos   y   la   previsión   del   tiempo   era   buenísima,   no parecía   que   fuese   a   llover   y   tampoco   daban   Aqua   alta   así   es   que   decidimos no   echar   en   el   equipaje   las   botas   de   agua   esta   vez.   Solamente   llevamos equipaje   de   mano   pero   nos   sobró,   llevando   buen   calzado   y   buen   abrigo   el resto es lo menos importante… Llegó   el   día   13/02/2015,   todos   estábamos   muy   emocionados   y   sabíamos   que, tanto   los   niños   como   nuestros   mayores   no   nos   iban   a   fallar   porque   ya   nos habían   demostrado   en   París   que   eran   unos   auténticos   aventureros,   así   es   que salimos   para   Madrid,   dejamos   los   coches   en   el   parking   Lomcar   que   está   muy bien   de   precio   y   te   llevan   al   aeropuerto   en   un   momento   y      a   media   tarde despegamos rumbo a Milán. El    vuelo    perfecto,    sin    turbulencias    y    bastante    cómodo.    Los    niños    muy entretenidos jugando con las consolas y mirando por las ventanillas. Llegamos   al   aeropuerto   de   Malpensa   un   poco   antes   de   las   23h   y   teníamos   el transfer   a   las   23.30h,   así   es   que   rápidamente   nos   dirigimos   hacia   la   parte de   fuera   del   aeropuerto   donde   nos   indicaron   que   tenía   la   parada   nuestro autobús,   esperamos   unos   minutos   a   que   llegase,   estaba   lloviendo,   todo   hay que decirlo… Si    no    tenéis    comprado    el    transfer    desde    España    podéis    comprarlo    allí directamente   porque   hay   varias   compañías   de   autobuses   que   te   llevan   a varios puntos de Milan. En   algo   menos   de   una   hora   llegamos   a   la   Estación   Central.   El   bus   nos   dejó   en uno   de   los   laterales   desde   donde   podíamos   ver   el   hotel   así   es   que   en   unos minutos   ya   estábamos   descansando   listos   para   madrugar   porque   a   la   mañana siguiente salíamos tempranito para Venecia!!!!! Día    14/02/2015,    el    despertador    sonó        a    las    6h,    que    sueñoooo!!!    Pero estábamos    muy    ilusionados    así    es    que    nos    levantamos,    nos    fuimos    a    la Estación   Central,   desayunamos   allí   y      a   las   7.05h   como   estaba   previsto cogimos el tren. El   trayecto   de   tren   fue   bastante   cómodo   y   a   las   9.40   estábamos   llegando   a Venecia, a la Estación de Sta. Lucía. Al   salir   de   la   Estación   la   sensación   que   tuve   fue   la   misma   que   la   primera   vez que   visité   Venecia,   parecía   que   estaba   entrando   en   un   cuento   y   esta   la sensación   fue   mayor   si   cabe   porque   pronto   empezamos   a   ver   gente   con imponentes disfraces…ahora si, estábamos en el Carnaval de Venecia!! El   Carnaval   de   Venecia   es   uno   de   los   mas   importantes   de   Europa   y   creedme, es   único.   Alcanzó   su   máximo   apogeo   en   el   siglo   XVIII   época   en   que   los aristócratas   de   diversos   lugares   llegaban   y   se   mezclaban   con   el   resto   de   la población    escondidos    todos    ellos    detrás    de    sus    máscaras,    era    la    única posibilidad    de    que    todos    fueran    considerados    iguales    ya    que    las    clases humildes   se   sentían   integradas   durante   el   tiempo   que   duraba   la   festividad. Con   la   ocupación   de   Venecia   por   Napoleón   el   Carnaval   se   prohibió   y   no   se recuperó la festividad hasta 1979. El   Carnaval   de   Venecia   no   tiene   nada   que   ver   con   lo   que   nosotros   conocemos como   Carnaval   y   como   lo   celebramos   en   España.   Durante   las   dos   semanas   que dura   el   carnaval   la   gente   se   disfraza   con   trajes   de   época   y   máscaras      y   sale a   la   calle   a   lucirse   paseando   y   a   hacerse   fotos   con   los   turistas.   Durante   la festividad    se    organizan    eventos    y    fiestas,    muchas    de    ellas    privadas    y bastante caras. Nosotros   al   mismo   llegar   y,   de   camino   a   la   recepción   de   los   apartamentos, aprovechamos   para   tomarnos   algunas   fotos   con   los   primeros   personajes disfrazados   que   encontramos   y,   como   buenos   turistas,   comprar   nuestras máscaras!!!! Para   comprar   la   máscara   una   vez   en   Venecia   no   vais   a   tener   ningún   problema ya   que   la   ciudad   está   llena   de   puestecillos   que   venden   todo   tipo   de   máscaras y   de   diferentes   precios   además   de   darle   un   ambiente   muy   festivo   a   las callejuelas de la ciudad. Venecia    es    bonito    siempre,    en    invierno,    en    verano,    en    navidad,    pero    en carnaval es espectacular. Como   éramos   once,   elegimos   cada   uno   una   máscara   diferente,   Nerea   y   Paula mascaras   rosas,   de   gatito   y   purpurina,   Carlos   máscara   estilo   súper   héroe   y los    demás    de    todo    un    poco,    la    típica    de    nariz    larga,    la    adornada    con plumas….una    fiesta    de    máscaras    vamos!!!!    Tomamos    la    típica    foto    con máscaras   junto   a   los   canales   con   maletas   incluidas   y   nos   fuimos   a   hacer   el check in en el apartamento. El   apartamento,   que   mas   que   apartamento   era   pisazo,   estaba   genial,   cuatro habitaciones   espaciosas,   un   baño   grande   y   la   cocina   muy   grande   que   hacía también   de   salón   porque   tenía   una   mesa   grande   donde   desayunábamos   todas las   mañanas.   La   ubicación   del   apartamento   genial.   Tanto   la   anterior   vez   que estuvimos   en   Venecia   en   Navidad   como   ahora   Residenzia   Ca   Dario   no   nos   ha defraudado, totalmente recomendable. Una   vez   ubicados   salimos   a   recorrer   Venecia.   Pasear   por   Venecia   es   una gozada,   solamente   disfrutar   de   sus   callejuelas,   casitas   y   canales   te   hace perder    la    noción    del    tiempo    y    si    lo    haces    enmascarado    mucho    mas.    Lo pasamos   en   grande   parando   por   cada   rincón   a   hacer   fotos   y   a   asomarnos   a disfrutar   de   las   vistas   que   cada   esquina   o   cada   puente   nos   ofrecía,   nos intercambiábamos     mascaras,     nos     reíamos….no     podíamos     creer     que estuviéramos viviendo el carnaval en Venecia. Caminando   caminando   llegamos   al   famoso   puente   de   Rialto,   que,   para   variar, estaba   hasta   arriba   de   gente   y   aprovechamos   para   comer   en   un   restaurante al lado del Gran Canal un buen plato de pasta. Al   terminar   de   comer   nos   fuimos   para   la   Plaza   de   San   Marcos,   sin   duda,      una de   las   plazas   más   bonitas   del   mundo   donde   se   encuentran   los   monumentos mas   representativos   de   la   ciudad   como   la   Basílica   de   San   Marcos,   el   Palacio Ducal,     el     Campanile,     la     Torre     dell´Orologio…estuvimos     paseando     y disfrutando   del   ambiente   festivo.   La   plaza   estaba   a   rebosar   de   turistas   y de   gente   disfrazada   con   trajes   impresionantes,   es   muy   difícil   describir   el ambiente    sin    duda    hay    que    vivirlo,    estábamos    todos    flipando,    los    niños disfrutando    muchísimo    y    los    mayores    ni    te    cuento,    habíamos    elegido    el destino perfecto. Había   música   y   ambiente   festivo   por   toda   la   plaza,   la   gente   bailando,   los turistas    con    sus    máscaras    tomándose,    bueno,    tomándonos    fotos    con    los mejores disfraces que veíamos…inigualable… Se   nos   hizo   de   noche   en   la   Plaza   de   San   Marcos,   había   un   escenario   donde hacían    concursos    de    mascaras    y    de    disfraces,    ponían    música…nosotros aprovechamos   y   nos   pusimos   a   bailar   como   locos   en   una   tarima   al   ritmo   de   la música   italiana,   la   gente   nos   seguía!!   Fue   un   rato   muy   divertido   que   los   chicos recuerdan   mucho,   después   de   mover   el   esqueleto   caminamos   de   vuelta   al apartamento   y      paramos   a   cenar   en   un   restaurante,   esta   vez   pizza,   qué   si no!!!!! Una    vez    en    casa    los    niños    también    se    lo    pasaban    pipa    yendo    de    una habitación   a   otra   y   jugando.   Cuando   caímos   a   la   cama   estábamos   rendidos, habíamos aprovechado muuuy bien el día!! Día    15/02/2015    Despierta    un    nuevo    día    de    Carnaval    en    Venecia,    todos desayunamos   en   la   cocina   recordando   el   día   de   ayer   y   lo   bien   que   lo   pasamos, nos   vestimos,   nos   ponemos   los   gorros,   aunque   el   tiempo   estaba   portándose muy   bien,   cogimos   nuestras   máscaras   y   de   nuevo   nos   fuimos   a   callejear. Cuando    os    contaba    nuestro    viaje    a    Venecia    en    Navidad    os    aconsejaba enérgicamente   que   dejaseis   los   mapas   y   guías   en   el   hotel   y   os   dedicaseis   a pasear   por   Venecia   e   ir   descubriendo   cada   rincón   por   vosotros   mismos,   en esta   ocasión   os   sigo   recomendando   lo   mismo,   es   una   ciudad   pequeña   que invita   a   esto,   no   os   agobiéis   por   ir   a   verlo   todo,   lo   veréis,   da   tiempo   de sobra, disfrutadla y dejad que los niños la disfruten. Después   de   parar   en   miles   de   puentes   y   con   gente   disfrazada   para   tomarnos fotos,   llegamos   al   Puente   de   Rialto   y   aprovechamos   para   verlo   bien   ya   que, aunque   había   mucha   gente,   no   había   tanta   como   suele   haber   por   la   tarde.   Las vistas   del   Gran   Canal   desde   el   puente   son   preciosas,   se   ven   las   góndolas navegando   lentamente,   el   paisaje   es   una   pasada.   Hicimos   otro   millón   de fotos y compramos un palo selfie para salir todos!!! Jiji!!!! Despues   volvimos      a   la   Plaza   de   San   Marcos,   visitamos   el   puente   de   los suspiros   y   pasamos   un   buen   rato   haciéndonos   fotos   con   los   disfraces,   los chicos   querían   hacerse   con   todos,   eran   impresionantes!!!   posan   y   se   lucen   en cualquier   parte   de   la   ciudad.   Esperamos   para   ver   el   famoso   Vuelo   del   Angel, que   señala   oficialmente   el   comienzo   del   Carnaval,   durante   el   cual   una   joven baja    deslizándose    por    un    cable    desde    el    Campanile    hasta    el    escenario habilitado en la Plaza de San Marcos. Desde   allí   nos   fuimos   a   la   zona   del   Puente   de   los   Suspiros   donde   cogimos   un vaporeto   que   nos   llevase   a   visitar   la   famosa   isla   de   Burano,   queríamos   hacer algo   diferente   y   que   los   chicos   subieran   en   barco   así   es   que,   puesto   que   en Murano   ya   habíamos   estado   en   nuestra   visita   anterior,   cogimos   rumbo   a Burano    para    conocer    otra    isla    y    en    aproximadamente    unos    45    minutos llegamos. Burano   es   una   isla      de   la   Laguna   de   Venecia   y   es   conocida   por   la   producción de   encaje   de   hilo   y   por   sus   típicas   casitas   de   colores   que   según   decían,   los pescadores las pintaban así para distinguirlas los días de niebla. El    trayecto    en    Vaporeto    fue    muy    divertido    porque    seguimos    con    la celebración   de   Carnaval   y   la   visita   a   Burano   muy   entretenida.   Comimos   en   un restaurante   al   lado   del   canal   principal   donde   servían   pasta   sin   gluten   que pudo   disfrutar   Nerea   y   después   tomamos   un   buen   crepe   y   helados   típicos italianos, no podíamos perdernos nada… Italia   es   muy   buen   sitio   para   llevar   a   los   niños,   no   vais   a   tener   problema   por la  comida, les gusta todo!!! El   paisaje   de   la   isla   es   muy   acogedor,   las   casitas   están   pintadas   cada   una   de un   color   bastante   fuerte   debido   a   que   los   vecinos   son   obligados   a   pintar   las fachadas de sus casas cada poco tiempo para mantener la imagen. También   allí   estaban   haciendo   un   concurso   de   disfraces   y   tenían   preparadas varias   carrozas   para   algún   desfile   que   tenían   previsto   realizar   esa   misma tarde. Antes   de   que   se   hiciera   de   noche   cogimos   el   vaporeto   de   vuelta   a   Venecia,   el trayecto   fue   tranquilo   pero   al   llegar,   que   ya   se   había   hecho   de   noche   y   hacía frío,   nos   bajamos   en   otra   parada   de   vaporeto   y   tuvimos   que   hacer   algo   más de    recorrido    pasando    por    la    Basílica    de    San    Giorgio    Maggiore,    que    se encuentra   en   una   isla   con   su   mismo   nombre,   pero   bueno,   nada   que   no   tuviera solución… Como   hacía   frío   y   el   día   había   sido   largo   compramos   unas   pizzas   al   lado   del apartamento   y   nos   las   subimos   para   cenar   tranquilamente   y   calentitos   en casa.    Los    ratitos    en    familia    en    la    cocina    también    eran    muy    divertidos recordando lo que habíamos hecho a lo largo del día. Día   16/02/2015.   Hoy   era   nuestro   último   día   en   Venecia,   que   pena!!!   Nos levantamos   temprano   y   bajamos   a   dejar   las   maletas   en   recepción   que   nos   las guardaban   hasta   las   17h,   perfecto   porque   teníamos   casi   todo   el   día   para disfrutar   de   Venecia   hasta   que   cogiéramos   el   tren   por   la   tarde   para   volver   a Milán. Nos   fuimos   paseando   hacia   la   Plaza   de   San   Marcos   y   desde   allí   cruzamos   a   la Basílica   de   San   Giorgio   Maggiore   para,   a   parte   de   visitarla,   disfrutar   de   las fabulosas vistas de Venecia desde allí. Volvimos   a   la   zona   del   Puente   de   los   suspiros   donde   tomamos   algunas   fotos   y paseamos   al   lado   de   los   canales   donde   había   muchos   pintores   que   exponían sus    obras.    Mis    hermanas    aprovecharon    para    comprar    algunas    que    ahora tienen en su salón enmarcadas, son preciosas. Desde   allí   fuimos   a   la   Basílica   de   San   Marcos   y   aprovechamos   que   no   había mucha   cola   para   subir   al   Campanile   y   ver   Venecia   desde   las   alturas,   una experiencia muy bonita para todos. La   Plaza   y   todas   las   callejuelas   de   Venecia   rebosaban   de   gente   disfrazada, disfraces muy currados y a cual más impresionante… Nos   os   voy   a   engañar   diciéndoos   que   no   nos   apetecía   subir   en   góndola,   sobre todo   a   los   niños,   así   es   que   como   teníamos   tiempo   y   era   una   oportunidad   para que   los   yayos   probaran   algo   diferente,   en   el   fondo   todos   lo   estábamos deseando,      hablamos   con   unos   gondoleros   y   por   60€   cada   góndola   teníamos un   viaje   de   una   media   hora   aproximadamente.   Necesitábamos   dos   góndolas   y en   un   momento   las   tuvimos.   El   paseo   fue   estupendo,   ver   Venecia   desde abajo,   desde   sus   canales   es   algo   que   os   recomendamos   totalmente,   es   un viaje    tranquilo    amenizado    por    los    cantos    de    los    gondoleros    que    te    van indicando los sitios de interés. Después    del    paseo    nos    fuimos    a    comer    unos    buenos    platos    de    pasta, paseamos un ratito, hicimos otro millón de fotos y recogimos las maletas. Con   mucha   pena   nos   fuimos   despidiendo   de   las   calles   de   Venecia   hasta   que llegamos a la Estación de Santa Lucía. En    el    tren    los    chicos    se    lo    pasaron    en    grande,    se    reían    a    carcajadas recordando   las   vivencias   de   estos   días   en   Venecia   hasta   que   terminaron rendidos. Si   queréis   tener   mas   información   detallada   sobre   Venecia   podéis   visitar nuestro relato del Viaje a Venecia 2009 . Llegamos    alrededor    de    las    22h    al    hotel    de    Milán    y    como    estábamos hambrientos   fuimos   a   un   restaurante   Chino   que   había   en   las   inmediaciones donde   cenamos   bastante   bien,   menos   Marco   que   se   pidió   una   sopa   picante   y se   la   trajeron   con   una   especie   de   pájaro   dentro…nos   reímos   con   la   sopa   un buen rato!!! Los niños rollitos y arroz que les encantan!! Día   17/02/2015   era   nuestro   último   día   en   Milán   y   como   nuestro   vuelo   de vuelta   salía   a   última   hora   de   la   tarde   teníamos   que   aprovechar   para   visitar, al   menos,   El   Duomo,   y   eso   hicimos,   madrugamos,   desayunamos   de   camino   al centro   histórico   de   Milán   y   visitamos   El   Duomo,   tanto   por   dentro,   como   por fuera, como por arriba, que en nuestra anterior visita en 2009 no pudimos. Los   niños   y   los   abuelos   encantados,   disfrutaron   muchísimo.   El   Duomo   es   una enorme   Catedral   Gótica   que   se   encuentra   emplazada   en   el   corazón   de   la ciudad.   Por   dentro   es   imponente,   pero   la   parte   del   tejado   no   se   queda   atrás, la   terraza   ocupa   prácticamente   toda   la   superficie   del   tejado   y   se   puede pasear   por   ella   disfrutando   de   las   maravillosas   vistas   de   la   ciudad.   Se   puede subir   a   pie   o   en   ascensor   por   un   pequeño   suplemento,   nosotros   al   ir   con   los niños    optamos    por    el    ascensor    y    fue    todo    un    éxito.    En    el    tejado    se divirtieron viendo las Gargolas y corriendo por la terraza. Bajamos   a   la   piazza      y   aprovechamos   para   tomar   algunas   fotos.   Mirando hacia   el   Duomo,   en   el   edificio   de   la   derecha   se   encuentra   la   oficina   de turismo   donde   os   podran   facilitar   la   información   que   necesitéis   sobre   la ciudad. En   la   parte   izquierda   de   Duomo   estaba   la   Galleria   Vittorio   Emanuele,   repleta de   tiendas,   entramos   y   estuvimos   paseando   un   rato.   Tina   aprovechó   para hacer   algunas   compras…no   te   puedes   ir   de   Milán   sin   comprar   algún   modelito jiji!! Después   comimos   y   pronto   tuvimos   que   volvernos   al   hotel   a   recoger   las maletas para coger el transfer al aeropuerto. Esta   vez   nuestra   visita   a   Milán   fue   un   poco   rápida   pero   por   lo   menos   nos   dio tiempo   a   ver   la   Catedral.   Si   quereis   tener   mas   información   sobre   Milán, sitios   de   interés   y   otra   información   no   dejéis   de   visitar   nuestro   viaje   a Milán en 2009. Volvimos   al   hotel   caminando,   el   tiempo   era   buenísimo,   recogimos   las   maletas y   nos   fuimos   hacia   la   Estación   Central   donde   fue   muy   fácil   localizar   los buses    que    continuamente    están    saliendo    abarrotados    de    gente    hacia    el aeropuerto.   Subimos   en   el   nuestro   y   en   cuestión   de   un   ratito   estábamos   en el aeropuerto. El vuelo salio tal cual estaba previsto y fue bastante tranquilito. El   viaje   bajo   mi   punto   de   vista   fue   inolvidable.   La   mayoría   de   veces   que viajamos   lo   hacemos   solos,   pero   en   esta   ocasión   me   encantó   poder   compartir la    experiencia    con    mis    padres,    mis    hermanas    y    mis    sobrinos,    el    verlos disfrutar   del   Carnaval   de   Venecia   es   algo   que   no   lo   cambiaría   por   nada.   No dejéis   de   viajar   con   vuestra   familia,   los   viajes   con   niños   se   disfrutan   de   otra manera….gracias familia!!!!! Vamos a preparar el siguiente!!!!
muchasmillas
CARNAVAL
VENECIA