CUBA 22/ 0 2/2018   Llegada a La Habana . Llegamos   a   La   Habana   en   vuelo   de   Iberia   directo   desde   Madrid,   con   una   hora   de   adelanto, vuelo    tranquilo    sin    turbulencias    y    cómodo.    A    la    llegada    al    aeropuerto,    como    habíamos contratado   el   servicio   de   taxi   para   llevarnos   a   la   casa   donde   nos   alojaríamos   a   través   de www.casaparticularcuba.net ,   nos   estaba   esperando   un   chico   con   nuestro   nombre,   nos   indicó donde   estaban   las   CADECAS   (casas   de   cambio   oficiales)   en   el   aeropuerto   para   cambiar   algo   de dinero   para   poder   pagar   el   taxi   al   menos   e   ir   familiarizándonos   con   la   moneda   Cubana.   El trayecto   el   taxi   al   alojamiento,   el   cual   estaba   justo   a   la   espalda   del   Capitolio,   en   una   muy buena   zona   de   Centro   Habana,   duró   aproximadamente   media   hora,   en   la   que   el   taxista,   un chico   joven,   acompañado   de   su   pareja   nos   hablaba   sin   parar   de   lo   que   le   gustaría   ir      a   España   y de   la   pasión   que   tenía   por   las   series   españolas,   las   cuales   descargaba   por   internet   y   veía   en varias ocasiones. El precio del transfer desde el aeropuerto nos costó 30 CUC. Al   llegar   a   la   casa   nos   recibió   Viki,   al   dueña,   que   nos   estaba   esperando   para   darnos   la habitación   y   enseñarnos   las   instalaciones.   La   casa   preciosa   y   la   habitación   muy   amplia   y   muy limpia   con   baño   particular.   El   precio   de   la   habitación   doble   nos   costó   25   CUC   por   noche.   Viki nos   ofreció   desayuno   por   3   CUC   mas   en   el   que   se   incluía   zumo,   café,   frutas,   tostadas, mantequilla, miel y tortilla, por lo que aceptamos. Como   ya   era   un   poco   tarde   decidimos   quedarnos   y   descansar   un   poco   del   largo   viaje   y   así   estar frescos para el día siguiente que nos tocaba descubrir La Habana a nuestro aire. 23/ 0 2/2018 a 25/02/2018 Recorriendo La Habana. Nos   levantábamos   bastante   temprano,   cosas   del   jet   lag   y   desayunábamos   con   Viki.   Muy   buen desayuno    y    su    compañía    super    grata,    se    sentaba    con    nosotros    cada    mañana    después    de preparar   el   desayuno   y   hablábamos   de   la   situación   de   Cuba,   de   las   diferencias   entre   Cuba   y otros   países,   de   lo   que   les   gusta   España,   en   definitiva   miles   de   temas   que   cada   mañana compartíamos con ella, recordamos los desayunos de una forma muy hogareña y agradable… Después de desayunar, el primer día hicimos ruta por la Habana a nuestro aire. Os    recordamos,    aunque    lo    dijimos    en    los    puntos    iniciales    que    es    muy    importante    llevar protector   solar   y   gorro   porque   el   sol   pega   muy   muy   fuerte   y   te   quemas   con   facilidad   con   solo estar callejeando. La   casa   de   Viki   está   súper   bien   ubicada   al   lado   del   Capitolio,   es   muy   buena   zona   porque   está muy cerca de Habana Vieja y puedes ir caminando a cualquier sitio. Fue   aquí   en   La   Habana   donde,   después   de   preguntar   a   varios   cubanos,   pudimos   localizar   un punto   ETECSA   y   compramos   un   par   de   tarjetas   de   conexión   a   internet   para   poder   dar   señales de   vida   a   nuestra   familia.   Con   una   tarjeta   para   cada   uno   de   5   horas   por   5CUC   cada   una   tuvimos suficiente para todo el viaje. Durante   todo   el   día   nos   dedicamos   a   callejear   por   La   Habana   Vieja,   sus   calles   y   rincones decorados   con   coches   antiguos   coloridos   es   ya   de   inicio   un   espectáculo.      Algunos   de   los   sitios que podéis visitar: - TODA LA HABANA VIEJA - MERCADO DE ARTESANIA EN EL MUELLE - PALACIO DE LOS CAPITANES GENERALES - PALACIO DEL SEGUNDO CABO - PLAZA DE LA CATEDRAL. - BODEGUITA DEL MEDIO. - EL FLORIDITA DONDE HEMINWAY BEBIA LOS DAIQUIRIS - C/OBISPO, MERCADERES, OBRAPIA, ETC. - PLAZA VIEJA. ESCUELA ANGELA LANDA - 1ª FARMACIA DE LA HABANA. C/ OBISPO ESQ. MERCADERES, FARMACIA SARRÁ, PRECIOSA. - PZA. SAN FRANCISCO DE ASIS. - PARQUE CENTRAL. - ACERA DEL LOUVRE, LUGAR DE REUNION DE ARTISTAS ESQ. E/ PRADO Y SAN RAFAEL. - CAPITOLIO. - GRAN TEATRO DE LA HABANA. - MUSEO DE LA REVOLUCION. - MUSEO DE BELLAS ARTES. - BARRIO CHINO - PASEO DEL PRADO - MALECÓN, POR SUPUESTO - JARDINES DEL HOTEL NACIONAL, (VISTAS DEL MALECON Y LA BAHIA DE LA HABANA). - SUBIR A LA ÚLTIMA PLANTA DEL EDIFICIO FOCSA EL MAS ALTO DE CUBA, VISTAS INCREIBLES. - MUSEO DEL RON HABANA CLUB. - MUSEO DEL CHOCOLATE - EDIFICIO BACARDÍ., EXTERIORES Posiblemente   nos   dejemos   algo   en   el   tintero   de   toooodo   lo   que   visitamos   durante   nuestro primer   día   en   La   Habana,   pero   con   solo   ir   caminando   os   iréis   encontrando   todos   estos   y   más sitios   que   os   llamarán   mucho   la   atención   y,   por   supuesto,   realizando   las   correspondientes paradas para tomar una cervecita, coctail o comer algo… Este    día    comimos    en    el    Callejón    del    Chorro    en    uno    de    los    muchos    Paladares    que    hay, normalmente   tienen   en   todos   un   menú   a   elegir   varios   platos   por   un   precio   de   12   CUC.   En   este callejón   se   encuentra   el   Paladar   Doña   Eutimia   totalmente   recomendable,   pero   reservar   de   un día para otro ya que suele estar lleno. Por la noche cenamos en La Vitrola, muy recomendable también. Normalmente   los   Paladares   y   Restaurantes   tienen   comida   de   calidad   y   música   en   directo   que hacen la velada bastante agradable. Por   la   tarde   visitamos   los   Castillos   y   Fortalezas   de   La   Habana   así   como   el   Faro   del   Morro   y   ya aprovechamos   para   ver   el   famoso   cañonazo   de   las   21H   declarado   patrimonio   cultural,   lo   hacen todos   los   días   y   recrea   un   desfile   militar   con   atributos   de   la   etapa   colonial,   concluyendo   con   el disparo de una salva desde uno de los cañones ubicado en La Cabaña. El   segundo   día   en   La   Habana,   unos   amigos   que   habían   viajado   anteriormente   al   País   nos recomendaron    conocer    la    zona    de    Vedado    y    Miramar    en    un    cocotaxi,    ya    que    son    zonas residenciales   muy   bonitas   que   merece   la   pena   visitar   y   están   algo   alejadas   para   ir   andando,   así es   que   nos   recomendaron   a   Iliana,   una   conductora   de   cocotaxis   que   por   50   CUC   nos   hizo   una buena   ruta   visitando   El   Malecón,   El   callejón   de   Hamel,   un   lugar   súper   peculiar   donde   los domingos   por   la   mañana   se   realizan   bailes   Afroamericanos,   por   lo   que   hoy   lo   visitamos   de forma   más   tranquila   con   las   indicaciones   de   Iliana   y   al   día   siguiente   aprovechando   que   era domingo   lo   volveríamos   a   visitar   para   verlo   en   plena   ebullición,   La   Universidad   de   La   Habana, Vedado,   Miramar,   Jaimanitas   para   ver   el   barrio   de   Fuster,   un   barrio   de   calles   pintorescas     adornadas   con   trocitos   de   azulejo   de   colores   al   estilo   Gaudí   en   el   cual   merece   la   pena   echar   un buen ratito. Iliana   nos   iba   explicando   los   lugares   que   visitábamos,   las   edificaciones,   la   relación   con   la historia   de   Cuba,   verdaderamente   la   experiencia   de   hacer   esta   ruta   con   ella   y   su   cocotaxi   fue súper enriquecedora. Visitamos   también   el   Bosque   de   La   Habana   que   se   trata   del   mayor   parque   urbano   de   la   capital de   Cuba,   un   escenario   precioso   lleno   de   árboles   y   plantas   tropicales   que   cuelgan   de   un   lado   a otro recordando escenas de la película Avatar. Y   por   último   visitamos   el   Cementerio   de   Colón,   que   merece   la   pena   visitarlo   con   guía   para   os cuente   las   curiosidades   que   se   esconden   en   el   y   la   Plaza   de   la   Revolución   donde   se   encuentra   el Memorial    José    Martí    y    los    dos    famosos    relieves    escultóricos    del    Che    Guevara    y    Camilo Cienfuegos que tantas veces hemos visto en fotos y por televisión. A   eso   de   las   15h   ya   estábamos   de   vuelta   por   la   zona   del   Capitolio,   en   ese   momento,   bueno   y   la verdad    que    casi    siempre,    las    calles    llenas    de    coches    antiguos    super    coloridos    daban    un ambiente   único   a   La   Habana.   Fuimos   a   comer   a   Los   Nardos,   un   Paladar   que   se   encuentra   justo en   frente   del   Capitolio   y   que   recomendamos   sin   lugar   a   dudas.   Aprovechando   que   era   mi cumpleaños tomamos langosta y pasamos muy buen rato. Por   la   tarde   nos   la   tomamos   muy   de   relax,   paseando   por   la   Habana   Vieja   y   haciendo   parada   en varios   bares   para   tomar   cocktails,   escuchar   música   en   directo   y   seguir   con   la   celebración   de mi cumpleaños. Tanto    si    os    alojáis    por    la    zona    de    La    Habana    Vieja,    Centro    o    Vedado,    la    oferta    de restaurantes,   paladares   y   sitios   para   tomar   alguna   bebida   es   bastante   amplia   y   tienen   muy buena   pinta   la   mayoría,   os   dejamos   a   título   informativo   el   nombre   de   alguno   más,   a   parte   de   los que   ya   os   hemos   ido   nombrando,   por   si   queréis   tenerlos   como   referencia,   pero   paseando seguro que descubrís muchos otros que merecen la pena: - Café Mi Habana (bajos del Teatro Nacional) - Restaurante Los Conejitos (Zona Vedado) - Restaurante El gato tuerto (Zona Vedado) - Restaurante Parrillada La Fontana (Zona Miramar) - Restaurante   El   Aljibe   (zona   Miramar)   y   al   lado   está   el   Dos   Gardenias,   sitio   de copas de culto. - Restaurante New George (Vedado) - Jazz   Café,   sitio   muy   concurrido   donde   se   puede   cenar   o   tomar   algo   y   escuchar buena música en directo. - Heladería   Copelia   (Zona   Vedado,   es   muy   famosa,   por   lo   que   suele   haber   bastante cola para sentarse) - Bar-pub   Carabali,   en   C/   23   (Zona   Vedado   frente   a   Heladeria   Copelia)   es   un   lugar para bailar salsa solo de Cubanos, es una matiné, abre a las 17h. Muy recomendable. - Bar Turquino, en el Hotel Habana Libre. - Tropicana - Bar Discoteca Delirio - Casa   de   la   Trova,   Taberna   Benny   Moré,   Cervecería   La   Muralla   (todos   ellos   en   La Habana Vieja) - Casa de la Música. Y   así   podríamos   recomendaros   mogollón   de   paladares,   restaurantes,   bares…   en   La   Habana   hay por todos lados y en la mayoría tocan música en directo. Por   la   noche   estuvimos   en   la   Fábrica   de   Arte   Cubano   (FAC),   un   lugar   totalmente   recomendable ya   que   es   único,   no   hemos   visto   nada   igual   en   ninguna   parte   del   mundo   en   la   que   hemos   estado. Fuimos   en   taxi   porque   se   encuentra   en   la   zona   de   Vedado.   Se   trata   de   un   Club   nocturno   que abre   de   jueves   a   domingo   a   partir   de   las   20h   donde   se   mezcla   el   arte,   las   exposiciones,   los desfiles,   el   cine,   los   conciertos,   etc…   en   varias   salas   donde   puedes   tomar   algo   o   comer mientras    escuchas    música    o    asistes    a    una    exposición,    mientras    ves    un    concierto    o    una película…es   un   proyecto   totalmente   original   que   llama   mucho   la   atención   y   deja   encantado   a todo el que va, así es que recomendamos no perdértelo en tu viaje a La Habana. La   noche   que   estuvimos   nosotros   asistimos   a   un   desfile   de   moda,   había   un   DJ   en   otra   sala,   un concierto   de   música   Trap   y   varias   exposiciones   de   pintura   y   fotografía   magníficas!!!   Puede parecer raro pero la mezcla de la diversión con el arte es una mezcla perfecta!!!! El   domingo   dia   25/2   era   nuestro   último   día   en   La   Habana   por   lo   que   aprovechamos   para   pasear por   La   Habana   vieja   y   centro   y   para   ir   al   rincón   de   Hamel.   Fuimos   caminando   por   El   Malecón   ya que   no   estaba   muy   lejos   y   se   llegaba   perfectamente   caminando.   El   callejón   de   Hamel   que   vimos el   domingo   no   tenía   nada   que   ver   con   el   que   vimos   el   día   anterior   cuando   fuimos   con   Iliana, estaba   repleto   de   gente,   casi   no   cabíamos,   los   cubanos   y   sobre   todo   los   turistas   se   agolpaban en    el    centro    del    callejón    esperando    ver    las    actuaciones,    mientras    bailarines    y    artistas estiraban   y   esperaban   su   turno.   Es   un   sitio   super   peculiar   que   merece   la   pena   visitar   aunque   si vais   en   domingo   para   disfrutar   las   actuaciones   y   los   bailes   Afroamericanos   recomendamos   que vayáis con tiempo para coger sitio pero es impresionante como se pone y hace bastante calor. El   domingo   por   la   tarde   seguimos   paseando   por   La   Habana   y   fuimos   a   ver   el   atardecer   al Malecón.   En   El   Malecón   casi   siempre   hay   cubanos   pero   los   domingos   por   la   tarde   todavía   mas, quedan    y    ven    el    atardecer,    hablan,    escuchan    música…hay    un    ambiente    muy    muy    bueno. Aconsejamos no perderse el atardecer y si es con un roncito mejor que mejor. Independientemente   de   las   orientaciones   que   podamos   daros   o   lo   que   podáis   recopilar   de internet,   La   Habana   es   una   ciudad   para   caminarla,   descubrirla   sobre   la   marcha,   vivirla   y   sobre todo gozarla!!!!! 26/ 0 2/2018 Viñales. El   día   26/2   a   las   8h   en   punto   teníamos   el   taxi   en   la   puerta   de   casa   de   Viki   para   recogernos   y llevarnos   al   aeropuerto   para   recoger   nuestro   coche   de   alquiler.   Cuando   reservéis   el   vehículo   la compañía    de    alquiler    os    ofrecerá    recogerlo    en    algún    hotel    de    la    Habana    pero    si    no    es estrictamente   necesario   os   aconsejamos   que   lo   recojáis   en   el   aeropuerto   ya   que   nos   dijeron que   hay   muchísimos   problemas   para   realizar   las   entregas   en   otros   puntos   ya   que   normalmente no   tienen   coches   y   en   muchas   ocasiones   hay   que   esperar   a   que   devuelvan   alguno   por   lo   que   las esperas   son   interminables   y   podéis   perder   la   mañana   e   incluso   el   día.   Nosotros   al   llegar   al aeropuerto   buscamos   la   oficina   de   Cubacar   y   en   cuestión   de   unos   minutos   teníamos   nuestro vehículo   preparado   y   todas   las   gestiones   hechas.   Importante   tener   en   cuenta   también   el   tema del   depósito   que   normalmente   te   piden   las   compañías   de   alquiler,   llevar   efectivo   porque   es raro   que   os   retengan   el   depósito   en   la   tarjeta   de   crédito,   hay   que   entregar   el   depósito   en efectivo   y   una   vez   devuelves   el   vehículo   en   el   mismo   aeropuerto   o   en   otro   punto   (nosotros   lo devolvimos en Varadero) te devuelven el depósito en efectivo sin problema. El   coche   que   nos   dieron,   viejo,   como   todos   los   coches   en   Cuba,   pero   muy   bien,   con   aire acondicionado   y   todo   que   es   de   agradecer.   Cogimos   rumbo   a   Viñales,   en   la   provincia   de   Pinar del Río. La   autopista   general   está   bien,   es   amplia   y   no   hay   mucho   tráfico,   lo   único   que   hay   que   tener mucho   cuidado   porque   los   coches      y   los   carros   a   caballo   se   cruzan   de   un   lado   a   otro   de   la autopista,   también   encontraréis   personas   por   todos   lados   esperando   en   los   puentes   para   ser recogidos,   esperando   al   bus   o   simplemente   intentando   parar   algún   coche   para   que   los   lleve.   Es aconsejable   no   conducir   por   la   noche   porque   hay   bastantes   baches   en   las   carreteras   y   no   se ven   fácilmente   y   sobre   todo   por   la   cantidad   de   gente   caminando   y   la   poca   iluminación   que   hay por lo que el peligro de atropello sin darnos cuenta es elevado. Nosotros   ya   casi   llegando   a   Viñales   paramos   en   un   Stop   (que   curiosamente   en   Cuba   son diferentes   a   las   señales   de   Stop   del   resto   del   mundo   ya   que   pone   “Pare”)   y   había   un   chico   que nos   hizo   parar   y   nos   pidió   que   por   favor   lo   llevásemos   a   Viñales   que   le   estaba   costando   mucho conseguir   vehículo   ya   que   todos   iban   llenos,   nos   fiamos   de   él   y   ale,   arriba   que   subió   con nosotros   y   la   verdad   es   que   fue   una   buenísima   decisión   ya   que   el   chico   trabajaba   como   guía turístico   en   el   Parque   Nacional   de   Viñales   y   nos   estuvo   explicando   que   teníamos   que   visitar para aprovechar bien el día e incluso nos acompañó a varios sitios. El   pueblo   de   Viñales   es   precioso,   su   calle   principal   está   repleta   de   casitas   de   colores,   muchas de   ellas   en   alquiler   para   turismo,   las   diferenciareis   porque   tienen   un   cartelito   en   la   puerta   con una especie de ancla azul al revés. Nuestro   nuevo   mejor   amigo   del   día   nos   llevó   en   primer   lugar   a   ver   el   Valle   de   Viñales   desde   el mirador   que   se   encuentra   en   el   Hotel   Los   Jazmines   desde   donde   se   puede   ver   uno   de   los paisajes   naturales   más   impresionantes   y   visitados   de   Cuba.   Fue   reconocido   Patrimonio   de   la Humanidad   por   la   UNESCO   y   es   considerado   Parque   Nacional.   Está   formado   por   montañas redondeadas   llamadas   Mogotes   y   por   numerosas   cuevas   formadas   por   los   ríos   subterráneos   de la zona. Sin duda alguna el Hotel los Jazmines es el mejor punto para disfrutar de sus vistas. Desde   aquí   nuestro   amigo   nos   llevó   a   ver   el   Mural   de   la   Prehistoria.   Se   trata   de   una   enorme pintura   de   unos   120   m   de   largo   hecha   sobre   el   mogote   Pita.   El   mural   fue   pintado   por   Leovigildo González   Morillo   a   pincel   y   tardó   más   de   5   años   en   terminarlo.   Nuestro   amigo   nos   explicó   que el   mural   muestra   la   historia   evolutiva   de   la   zona,   desde   los   primeros   seres   marinos   hasta   los aborígenes   que   estuvieron   en   la   zona   hace   cientos   de   años.   Se   puede   entrar   al   recinto   pagando 3 CUC por persona o verlo desde fuera desde donde también se pueden sacar buenas fotos. Después   de   visitar   el   mural   fuimos   a   la   zona   de   las   plantaciones   de   Tabaco   del   Valle   de   Viñales, donde   se   ubica   la   zona   de   mayor   producción   de   tabaco   del   país.   De   forma   gratuita   te   explican el   proceso   de   elaboración   de   los   famosos   puros   habanos,   te   enseñan   los   secaderos   de   las plantas del tabaco, las plantaciones y hacen una degustación de puros con miel. El   acceso   al   Parque   Nacional   de   Viñales   es   libre   y   gratuito,   pero   hay   posibilidad   de   hacer visitas   guiadas   o   varios   tipos   de   excursiones   para   conocerlo   mejor.   Hay   excursiones   a   Caballo, visita a cuevas… Nosotros   dejamos   a   nuestro   amigo   del   día   en   las   plantaciones   de   tabaco   y   nos   fuimos   a   comer. En   el   pueblo   de   Viñales   hay   bastantes   restaurantes   y   con   una   gran   variedad   de   platos   baratos y con comida para saciar a un regimiento. Después   de   comer   decidimos   visitar   la   Cueva   del   Indio,   se   trata   de   una   maravillosa   caverna que   fue   habitada   por   aborígenes   hace   cientos   de   años.   Se   conservan   pinturas   rupestres   y   sus formaciones   de   estalactitas   y   estalagmitas      le   dan   una   belleza   sin   igual.   En   la   cueva   discurre   un río subterráneo por lo que parte del camino se hace en barca. Merece la pena visitarla. Después   visitamos   el   pueblo   de   Viñales,   paseamos   por   su   calle   central   y   por   un   mercado   de artesanía   que   había   en   una   de   sus   calles   y   pudimos   apreciar   lo   turístico   que   es   este   pueblo, plagado de visitantes que pasan una o dos noches allí. Si   visitáis   Viñales   con   vistas   a   hacer   noche   en   La   Habana   podéis   volver   por   Las   Terrazas   y hacer    una    parada    en    la    Comunidad    de    las    Terrazas.    Un    complejo    campesino    bastante interesante   gestionado   por   la   comunidad   donde   hay   zonas   en   el   río   San   Juan   donde   podréis tomar un baño. Nosotros   como   íbamos   ajustados   de   tiempo   y   queríamos   llegar   a   la   zona   de   Cienfuegos   cogimos ruta      en   carretera   y   llegamos   a   nuestro   alojamiento   en   Cienfuegos   después   de   unas   cuantas horas   de   viaje.   La   carretera   bastante   buena   en   prácticamente   todo   el   trayecto   a   excepción   de los últimos km que era carretera más estrecha y en peor estado, pero en general bien. Nos   recibió   en   la   casa   Dismelky,   la   dueña   y   nos   acomodó   para   que   descansásemos.   Nos   ofreció el   desayuno   al   día   siguiente   por   5   CUC   a   parte   del   precio   de   la   habitación   (que   en   esta   ocasión era   35   CUC   la   noche)   y   aceptamos.   Los   desayunos   en   las   casas   suelen   ser   buenos   y   abundantes por lo que es recomendable cogerlo. 27/ 0 2/2018 Cienfuegos. El Nicho. Sierra de Escambray. Nuestro   alojamiento   en   Cienfuegos   en   Olimpic   House   totalmente   recomendable,   habitación amplia   y   muy   limpia,   aseo   muy   limpio   y   un   patio   donde   nos   servían   un   abundante   desayuno   de frutas, zumos, dulces, tostadas, tortilla, jamón, queso, café… Temprano   después   de   desayunar   decidimos   coger   rumbo   hacia   la   Sierra   de   Escambray   para visitar   el   Nicho,   uno   de   los   sitios   naturales   más   bonitos   de   Cuba.   Está   situado   en   el   Parque Guanayara   y   es   una   sucesión   de   estanques   naturales,   cascadas   y   multitud   de   vegetación.   De camino   a   El   Nicho   la   carretera   no   es   del   todo   mala   lo   único   precaución   con   la   gente   y   los   carros con caballos que aparecen por cualquier lado. Llegamos   sin   mucha   complicación,   aparcamos   el   coche   en   la   zona   de   la   entrada,   se   pagan   10 CUC   por   persona   y   se   comienza   la   caminata   por   sendas,   puentes   rústicos,   riachuelos,   lagos, cascadas,   arroyos…   Es   imprescindible   llevar   ropa   de   baño   porque   los   lagos   invitan   a   darse   un buen    remojón.    Hay    una    zona    de    mirador    que    permite    observar    desde    la    parte    alta    la inmensidad   del   bosque.   Nos   encantó   la   caminata,   es   un   lugar   que   los   amantes   de   la   naturaleza no deben perderse. Al   terminar   comimos   en   el   restaurante   que   hay   en   el   mismo   Nicho,   ya   que   la   comida   era   muy buena y muy barata. Desde   aquí   decidimos   volver   a   Cienfuegos   para   recorrer   la   ciudad   y   conocerla   un   poco,   de camino   a   Cienfuegos   paramos   en   alguna   pequeña   aldea   donde   ves   a   gente   súper   peculiar   y auténtica   realizando   su   tarea   diaria,   cuando   ven   a   los   turistas   se   acercan   a   hablar   un   rato   y   a preguntarte   si   eres   de   Madrid   o   Barcelona   jaja…es   lo   bueno   de   ir   con   coche   de   alquiler,   que   te da   libertad   para   detenerte   en   los   lugares   que   te   llamen   la   atención   y   disfrutar   mucho   mas   del viaje.   De   todas   formas   si   llegáis   a   Cienfuegos   en   transporte   público   u   otro   tipo   de   transporte no   vais   a   tener   problema   para   contratar   coche   o   taxi   que   os   lleve   a   recorrer   El   Nicho   o cualquier   otra   zona   de   la   Sierra   de   Escambray   que   os   guste   o   reservar   excursiones.   En   las mismas casas donde os alojéis ( u hoteles) os informan sin problema. Durante   la   tarde   fuimos   a   la   Playa   del   Rancho   Luna,   que   nos   recomendó   nuestra   casera   y   que está   a   unos   18   km   de   Cienfuegos,   esta   bonita   aunque   no   tiene   nada   que   ver   con   las   playas   de los Cayos o Varadero, según nos dijeron los propios lugareños.    Después   paseamos      por   Cienfuegos,   es   una   ciudad   relativamente   pequeña   que   puede   visitarse perfectamente   a   pie,   se   distingue   la   zona   de   Punta   Gorda,   El   Malecón,   el   Paseo   del   Prado donde   se   ven   casas   del   neoclásico   coloridas   que   le   dan   un   toque   distintivo   y   el   Centro   Histórico que   es   Patrimonio   de   la   Humanidad   donde   se   puede   pasear   por   la   calle   peatonal   San   Fernando hasta   el   Parque   José   Martí   donde   está   la   catedral,   el   Palacio   de   Gobierno,   el   Teatro   Tomás Terry… Por   la   noche   cenamos   en   el   restaurante   El   Campesino   y   como   ya   estábamos   un   poquito   hartos de   tanto   pollo,   arroz   y   frijoles,   por   variar   un   poquito   tomamos   algo   de   pasta   y   después   unos mojitos disfrutando de la maravillosa música en directo que había. 28/02/2018 Trinidad y Varadero. Nos   levantamos   temprano,   desayunamos,   hicimos   el   check-out   en   la   casa   y   tomamos   rumbo   a Trinidad,   una   ciudad   que   teníamos   muchas   ganas   de   visitar   ya   que   nos   la   habían   recomendado bastante.   Nos   encontrábamos   a   algo   menos   de   90   Km   por   carreteras   más   rurales   así   es   que   el trayecto   en   coche   súper   entretenido   viendo      a   la   gente   y   los   distintos   vehículos   por   todos lados. Trinidad   fue   declarada   Patrimonio   de   la   Humanidad   por   la   UNESCO   y   es   conocida   como   la ciudad museo del Caribe por la conservación de sus casas, calles e historia patrimonial. Al   llegar   había   parqueadores   oficiales   (como   ellos   les   llaman)   por   las   calles   cercanas   al   casco histórico, así es que no tuvimos problema para dejar el coche y recorrer caminando Trinidad. En   Trinidad   lo   suyo   es   caminar   e   ir   descubriendo   la   ciudad   llena   de   casitas   de   colores, restaurantes,   bares,   tiendecitas…bien   merece   la   pena   hacer   noche   allí   y   disfrutar   de   la   ciudad un   par   de   días   porque,   aunque   si   que   es   verdad   que   hay   mucho   turismo,   es   un   sitio   encantador. La   Plaza   Mayor   es   un   lugar   lleno   de   magia   y   belleza,   se   puede   tomar   algo   fresco   en   sus escaleras   o   sentados   en   las   mesas   de   la   terraza   de   La   Casa   de   la   Música   disfrutado   de   música en directo y viendo a la gente ir y venir. Se   puede   subir   a   la   azotea   del   Museo   Historico   Municipal   por   3   CUC   para   disfrutar   de   unas agradables   vistas   de   la   ciudad.   También   podéis   visitar   el   Museo   de   Arquitectura   si   queréis daros   una   idea   de   cómo   se   fue   construyendo   la   ciudad   con   casas   señoriales   de   los   dueños   de las   Centrales   azucareras.,   o   la   Iglesia   de   la   Santísima   Trinidad.   En   definitiva   caminar   y caminar   haciendo   parada   de   vez   en   cuando   para   tomar   algo   en   alguno   de   los   múltiples   bares que encontrareis. En Trinidad también tenéis una Bodeguita del Medio. Por   supuesto,   no   os   olvidéis   de   pasar   por   la   Taberna   la   Canchanchara   a   probar   su   bebida estrella    llamada    como    la    taberna,    Canchanchara,    se    trata    de    una    bebida    hecha    con aguardiente,   limón   y   miel   y   te   la   sirven   en   unos   recipientes   redonditos   muy   curiosos.   Al principio   puede   resultarte   un   poco   fuerte   pero   conforme   va   pasando   un   ratito   y   va   mezclando con   la   miel   está   deliciosa,   o   por   lo   menos,   a   nosotros   nos   encantó!!!   De   todas   formas   si   no   te convence   mucho   también   hacen   otro   tipo   de   cocktails   e   incluso   podéis   tomar   cerveza   sin problema,   pero   merece   la   pena   pasar   porque   tiene   un   patio   muy   bonito   donde   te   tomas   la bebida y normalmente hay música en directo. Nosotros   solo   pasamos   un   día   en   Trinidad,   pero   si   decidís   quedaros   a   pasar   algún   día   más   no tendréis   problema   en   encontrar   alojamiento   ya   que   hay   mogollón   de   casitas   y   habitaciones   en alquiler   y   así   podéis   aprovechar   el   segundo   día   en   Trinidad   para   ir   a   Playa   Ancón   o   hacer   una excursión   al   Valle   de   los   Ingenios   y   visitar   las   ruinas   de   San   Isidro   de   los   Destiladeros,   por ejemplo. Caída   la   tarde   y   después   de   comer   algo   ligero   cogimos   el   coche   rumbo   a   Varadero   donde   nos esperaban unos días de relax para terminar nuestro recorrido por Cuba. La distancia entre Trinidad y Varadero es algo más de 260 Km, así es que se nos fue prácticamente toda la tarde en llegar a nuestro destino. Como   la   entrada   a   nuestro   hotel   la   teníamos   el   día   01/03,   para   esta   noche   buscamos   una   casa de   las   muchas   que   alquilan   en   Varadero   y   nos   alquilaron   una   habitación.   Nos   refrescamos   un poco   del   viaje   y   salimos   a   dar   una   vueltecilla   por   las   calles   de   Varadero,   el   lugar   vacacional   por excelencia en  Cuba. Comenzamos    a    caminar    y    tuvimos    nuestro    primer    contacto    con    la    playa,    calmada,    arena blanca…paradisiaca…que   felicidad!!!   Después   nos   encontramos   con   otra   Bodeguita   del   Medio, con   esta   la   de   Tinidad   y   la   de   La   Habana   ya   llevábamos   tres!!!!   Después   seguimos   caminando   por la   Avenida   Primera,   la   arteria   principal   de   Varadero   donde   están   los   principales   hoteles, restaurantes,   mercadillos…había   mucho   ambiente   y   sobre   todo   muchíiiismos   turistas   rojos como gambas!!!!! Nos   paramos   a   tomar   algo   en   un   restaurante   que   se   llama   CNA,   tenía   muy   buena   pinta   y   estaba lleno   de   gente   y   la   verdad   es   que   fue   un   acierto   porque   era   super   barato   y   los   platos   gigantes!!! La   gente   no   podía   terminar   su   propio   plato   y   se   lo   ponían   para   llevar,   no   es   lo   mismo   decirlo   que verlo, que barbaridad de comida!!!! Después   tomamos   un   mojito,   hicimos   parada   en   un   punto   wifi   para   dar   señales   de   vida   en   Espña y nos fuimos para casa a descansar… 01/03/2018 a 03/03/2018 Varadero Dejamos nuestra habitación y fuimos a desayunar a CNA. Lo   primero   que   hicimos   al   llegar   a   nuestro   hotel   fue   devolver   el   coche   de   alquiler   como teníamos acordado. Nuestro   hotel   era   el   Barceló   Arenas   Blancas   y   teníamos   que   devolverlo   en   el   hotel   Sol   y   Mar que   es   de   la   misma   cadena   y   están   prácticamente   juntos,   de   hecho   hasta   podíamos   utilizar todas   sus   instalaciones   a   excepción   del   Bufé   por   ser   de   la   misma   cadena   hotelera   así   es   que, en   cuestión   de   minutos   devolvimos   el   coche,   nos   devolvieron   nuestra   fianza   y   nos   fuimos   a hacer   el   check   in,   que   aunque   era   temprano,   nos   dejaron   hacerlo,   nos   guardaron   las   maletas   y nos dejaron disfrutar de todas las instalaciones del hotel. Para   estos   últimos   días   nos   cogimos   todo   incluido   en   el   resort   porque   nuestra   idea   era descansar   y   disfrutar   del   mar   y   el   sol,   así   es   que   os   podéis   imaginar,   playita,   piscina,   mojitos, bufé… La   playa   de   Varadero   es   paradisiaca   con   arena   blanca   fina   y   el   agua   calmadita   y   con   buena temperatura. En   cuanto   al   hotel,   íbamos   con   el   pie   echado   porque   las   opiniones   que   hay   en   internet   de   este tipo   de   hoteles   en   general   en   Cuba   no   es   muy   buena,   pero   nos   sorprendió   gratamente.   Se   nota que   están   arreglando   y   renovando   muchos   hoteles   por   la   zona   y   están   pegando   un   buen   cambio. En   el   caso   del   nuestro   estaba   genial,   la   habitación   súper   amplia   con   vistas   al   mar   y   las instalaciones, restaurantes, comida, etc…perfecta, no podemos ponerle ni una pega. La   zona   de   la   playa   con   tumbonas   y   sombrillas   donde   nos   pasábamos   las   mañanas   de   relax viendo pasar los pelícanos y las gaviotas. Por   la   tarde   nos   íbamos   a   la   piscina   normalmente   porque   había   animación   y   música   y   pasábamos un buen rato, hasta una de las tardes nos ganamos una botella de ron jugando al bingo jaja!!!! En   alguna   ocasión   salimos   del   hotel   para   dar   un   paseo   por   la   Avenida   Primera   donde   se encontraba   la   Casa   del   Ron,   la   Casa   del   Chocolate   o   la   del   tabaco,   también   visitamos   el   Parque Josone,   uno   de   los   puntos   turísticos   más   visitados   de   Varadero.   A   lo   largo   de   los   tiempos   se han   ido   construyendo   mansiones   que   se   han   convertido   en   restaurantes,   puentes,   túneles   que conectan con la playa… El atardecer es buen momento para visitarlo y pasar un rato en la zona del lago. Y   entre   baño   en   la   playa,   comida   y   mojito   se   nos   fue   agotando   el   tiempo   y   el   día   03/03   a   las 22h   teníamos   nuestro   vuelo   a   España   desde   el   aeropuerto   de   La   Habana,   por   lo   que   en   el   mismo hotel   preguntamos   para   comprar   el   transfer   que   nos   llevase   al   aeropuerto   y   sin   problema,   por 25   CUC   cada   uno   nos   recogieron   a   las   17h   en   el   hotel   y   sobre   las   20h   ya   estábamos   en   el aeropuerto, sin saber todavía que esa noche no volaríamos a España… Llegamos    al    mostrador    de    Iberia    y    resulta    que    había    overbooking    y    5    o    6    personas    se quedarían   sin   volar,   así   es   que   la   chica   del   mostrador   de   facturación   nos   estuvo   informando   y nos   dijo   que   si   no   volábamos   hoy   y   nos   esperábamos   a   volar   al   día   siguiente   por   la   noche (domingo)   Iberia   se   hacía   cargo   de   llevarnos   al   Hotel   Melia   Cohíba   donde   tendríamos   cubierto el    alojamiento,    la    cena    ,    el    desayuno    y    la    comida    del    día    siguiente    y    recibiríamos    una compensación   de   300   eu   por   persona   al   mismo   llegar   a   España   por   el   overbooking.   La   verdad   es que   no   nos   parecía   nada   mal   y   más   contando   que   el   día   siguiente   era   domingo   y   podríamos disfrutarlo   entero   en   La   Habana,   a   parte   de   que   llegar   el   lunes   a   España   tampoco   nos   suponía ningún trastorno, así es que aceptamos. Finalmente   junto   con   nosotros,   se   quedaron   en   tierra   una   pareja   de   franceses   súper   majos   y una   señora   Cubana,   por   lo   que   después   de   hacer   las   gestiones   oportunas,   con   las   que   tardaron un buen rato, nos llevaron al Hotel Melia Cohiba. El   hotel,   está   bastante   bien,   la   habitación   súper   amplia   con   vistas   al   Malecón.   Como   era   un poco   tarde   y   estaba   cerrado   el   restaurante   nos   llevaron   una   cena   fría   bastante   completa   a   la habitación. Como   anotación   y   viendo   el   precio   del   alojamiento   en   este   hotel,   si   tenéis   pensado   alojaros   en un   hotel   de   este   tipo   durante   vuestra   visita   a   La   Habana,   por   ubicación   os   recomendaría quedaros   en   el   Hotel   Parque   Central   o   en   el   Hotel   Inglaterra   que   están   al   lado   del   Capitolio   y podéis   ir   caminando   a   cualquier   sitio   de   la   Habana   Vieja.   El   Melia   Cohiba   en   cuanto   a   tipo   de hotel   es   parecido   pero   se   encuentra   más   alejado   de   esa   zona   por   lo   que   para   moveros   tendríais que tirar más de transporte público o taxis. 04/03/2018 La Habana Nos   despertamos   (ya   no   tan   temprano   como   los   primeros   días,   se   nota   que   nos   habíamos acostumbrado   bien   a   la   diferencia   horaria)   y   nos   fuimos   a   desayunar.   El   bufe   del   hotel   era impresionante, había de todo lo que os podáis imaginar, que pasada!!! Después de desayunar cogimos nuestra cámara y nos fuimos a caminar por La Habana. Nuestra   idea   era   coger   un   coco   taxi   para   llegar   a   La   Habana   Vieja   pero   nos   pusimos   a   caminar por   el   Malecón   entretenidos   porque   había   movimiento   del   mar   y   las   olas   rompían   con   fuerza   en el   Malecón   dejando   un   paisaje   brutal,   así   es   que   entre   foto   y   foto   y   ola   que   nos   mojaba llegamos   a   La   Habana   Vieja   y   por   allí   paseando   y   despidiéndonos   de   esta   maravillosa   ciudad pasamos   la   mañana.   Había   muchísimo   ambiente,   la   calle   Obispo   era   un   hervidero   de   Cubanos   y turistas   y   de   los   bares   salía   el   sonido   de   la   música   en   directo   por   todos   lados   lo   que   hacía   el paseo súper agradable. Volvimos   al   hotel,   esta   vez   en   coco   taxi   y   comimos   en   el   restaurante   de   la   piscina.   Por   la   tarde, después   de   descansar   un   poco   volvimos   a   bajar   un   ratito   a   El   Malecón   mientras   esperábamos   a que viniesen a recogernos para llevarnos a el aeropuerto. Una vez en el aeropuerto esta vez ya que si que facturamos, no había overbooking….ohhhh!!!!!! El vuelo de vuelta a España muy tranquilo y al ser de noche casi ni nos enteramos. El   lunes   a   medio   día   pisábamos   tierra   española,   echando   de   menos   desde   ya   a   esa   maravillosa isla con tanto encanto y tan llena de luz, color y vida…
muchasmillas
   CUBA