ISLANDIA FIN DE AÑO 2016 EN ISLANDIA. NUESTRO VIAJE EN PLENO MES DE DICIEMBRE DIA 26 Y 27/12/2016 Salimos   desde   Madrid   el   día   26/12   pero   no   sería   hasta   el   día   27/12   cuando   aterrizaríamos en   Reikiavik   ya   que   teníamos   una   laaarga   escala   en   Londres.   Nuestra   idea   inicial   era   bajar   al centro   de   Londres      y   dar   un   paseo   para   que   se   nos   pasase   antes   la   escala,   pero   dio   la casualidad   que   había   huelga   en   los   trenes   y   la   combinación   para   llegar   al   centro   de   Londres sin   que   te   costase   un   pastón   era   prácticamente   imposible,   así   es   que   esperamos   que   saliera nuestro vuelo en el aeropuerto tranquilamente. El   vuelo   bastante   bien   y   sobre   las   9.15h   del   día   27/12   estábamos   aterrizando   en   la   capital Islandesa. No   os   vamos   a   engañar   si   os   decimos   que   nuestra   llegada   no   fue   un   poco   turbulenta,   hacía muchísimo   aire   y   estaba   lloviendo   bastante   por   lo   que   nos   quedamos   un   poco   asustados,   como todos   los   días   fuesen   así   no   podríamos   hacer   mucho   recorrido   por   el   país…después   hablando con   los   chicos   de   la   empresa   de   alquiler   del   vehículo   que   vinieron   a   recogernos   al   aeropuerto para   llevarnos   a   sus   oficinas   y   darnos   el   vehículo   nos   dijeron   que   precisamente   ese   día   había amanecido   muy   revuelto   pero   que   los   días   anteriores   el   tiempo   había   sido   muy   bueno…así   es que   cruzamos   los   dedos   para   que   cambiase   cuanto   antes   y   parece   que   sirvió,   porque   ya   no nos volvió a hacer ese viento tan fuerte en todo el viaje. Recogimos   el   vehículo   de   alquiler   y   nos   pusimos   a   conducir   rumbo   a   Akureyri ,   donde   se encontraba   nuestro   primer   alojamiento   en   el   norte   de   Islandia.   El   paisaje   que   pudimos   ir disfrutando    era    precioso,    volcánico    y    nevado,    totalmente    diferente    a    lo    que    estamos acostumbrados. Aprovechamos   para   parar   en   un   supermercado   Bonus   y   compramos   para   hacer   el   desayuno, sándwiches,   etc…   Vais   a   encontrar   estos   supermercados   por   todos   lados,   si   queréis   incluso podeis   consultar   su   página   web   donde   tenéis   un   mapa   para   localizarlos,   os   dejamos   el   enlace: http://www.bonus.is/find-your-store/    ,   los   precios   en   el   supermercado   no   son   muy   caros   y tienen prácticamente de todo.   Al   salir   del   supermercado   vimos   que   había   una   cafetera   para   servirte   café   si   te   apetece gratis,   lo   encontraréis   por   todo   Islandia   en   muchos   supermercados,   gasolineras,   etc….   Viene bien   un   cafetito   caliente   para   que   el   cuerpo   entre   en   calor   esos   días   de   frío,   aunque   no esperéis    un    súper    café    eh???    Jaja,    más    bien    lo    contrario…pero    bueno    siempre    es    de agradecer. Después   de   alrededor   de   5   horas   conduciendo,   con   muchísimo   viento   pero   muy   ilusionados   y embelesados con el paisaje, llegamos a nuestra cabaña. El   alojamiento   perfecto,   la   cabaña   de   madera,   bien   situada   cerca   del   lago   y   del   pueblo.   Muy acogedora   y   bonita,   con   un   jacuzzi   exterior   y   con   uso   de   lavadora   común   y   bicicletas   gratis. A   la   llegada,   tal   como   nos   había   indicado   el   dueño   de   la   casa,   nos   habían   dejado   las   llaves puestas en la puerta y dentro en casa ropa de cama, mantas y toallas así es que perfecto. Como   sabéis   en   Islandia   en   invierno   hay   muy   pocas   horas   de   luz,   así   es   que   cuando   llegamos ya   había   anochecido   y   el   cansancio   de   la   escala   en   Londres,   el   vuelo   y   el   coche   se   iba notando,   así   es   que   nos   hicimos   una   buena   cena   y   a   descansar,   los   próximos   días   serían intensos y había que estar preparados!!! DIA 28/12/2017 Amanecimos   temprano,   desayunamos   y   preparamos   provisiones   de   comida   para   el   día   y salimos   rumbo   al   norte   hacia   la   zona   donde   se   produce   el   sol   de   medianoche   en   la   época   de verano. El   sol   de   medianoche    es   un   fenómeno   natural   observable   al   norte   del   círculo   polar   ártico   y al   sur   del   círculo   polar   antártico,   que   consiste   en   que   el   Sol   es   visible   las   24   horas   del   día,   en las   fechas   próximas   al   solsticio   de   verano.   El   número   de   días   al   año   con   sol   de   medianoche   es mayor cuanto más cerca se esté del polo. Durante   el   verano,   las   noches   son   claras   y   blancas,   como   de   cuento   de   hadas,   en   toda Islandia.   En   el   mes   de   junio   el   sol   nunca   acaba   de   ponerse   en   el   Norte,   siendo   la   isla   de Grímsey,   en   el   Círculo   Polar   Ártico,   ideal   para   contemplar   el   Sol   de   Medianoche.   Las   Auroras Boreales   iluminan   el   cielo   otoñal   e   invernal,   de   septiembre   a   marzo,   así   es   que   nosotros   en esta ocasión buscaríamos Auroras… El   paisaje   que   encontrábamos   a   nuestro   paso   era   alucinante,   no   podíamos   dejar   de   mirar   a través   de   los   cristales   la   belleza   de   la   naturaleza,   los   riachuelos   congelados,   los   caballos pastando   entre   la   nieve…   todo   un   espectáculo.   De   vez   en   cuando   hacíamos   paradas   en   sitios que   nos   llamaban   la   atención   para   tomar   alguna   foto   o   disfrutar   de   las   vistas.   Todavía   hacía un   poco   de   aire   pero   había   bajado   mucho   respecto   al   día   anterior.   La   carretera   estaba bastante bien aunque había tramos con poca visibilidad debido al viento arrastrando la nieve. Visitamos   la   Cascada   Godafoss    o   cascada   de   los   dioses,   es   una   de   las   más   espectaculares   de Islandia.    Está   situada   en   el   curso   del   río   Skjálfandafljót,   no   tiene   una   gran   caída   pero   su anchura   es   impresionante.   Las   rocas   y   el   terreno   oscuro   de   los   alrededores   y   la   nieve   la convertían en algo espectacular. Desde   allí   continuamos   nuestro   camino   pasando   por   unas   salidas      de   humo   y   agua   caliente cerca    de    los    baños   termales   de   Myvatn     encuadrados    dentro    de    la    llamada    Ruta    del Diamante.   Como   sabréis,   en   Islandia   hay   muchas   zonas   en   que    los   afloramientos   de   agua crean   pequeñas   lagunas   termales.   La   Blue   Lagoon    es   la   más   conocida   y   popular,   pero   existen otras   como   los   baños   del   Lago   Myvatn   que   no   están   tan   saturados   de   gente   y   que   son   una muy   buena   alternativa   a   Blue   Lagoon.   Nosotros   no   fuimos   a   los   baños   porque   teníamos planeado visitar otros en la zona sur del país, pero ya os hablaremos de ellos más tarde…. Seguidamente   visitamos   la   Cascada   Dettifoss ,   aunque   el   trayecto   hasta   que   llegamos   a   verla fue   una   auténtica   aventura.   Desde   que   ves   las   indicaciones   y   dejas   el   coche   en   el   parking   hay un   trayecto   de   unos   cuantos   kilómetros   con   un   tomo   de   nieve   bastante   alto   por   lo   que tardamos   más   de   una   hora   en   llegar   a   la   cascada.   Si   pensáis   visitarla   en   esta   época   tenerlo en   cuenta   para   que   no   se   os   haga   de   noche   a   la   vuelta   y   sobre   todo   por   ir   preparados   con botas    y    pantalón    impermeable    ya    que    había    tramos    en    los    que    las    piernas    se    metían completamente en la nieve hasta el muslo. La   caminata   merece   la   pena   totalmente   porque   la   cascada   es   una   de   las   más   impresionantes de   Islandia,   si   no   la   que   más,   por   su   belleza,   por   supuesto   pero   también   por   la   espectacular caída   de   45   mts   por   la   que   caen   mas   de   500   toneladas   de   agua   por   segundo   generando   un estruendo    impresionante.    Cuando    llegamos    nosotros    ya    empezaba    a    anochecer    y    hacía bastante   aire   por   lo   que   no   pudimos   disfrutar   de   las   vistas   tanto   como   nos   hubiera   gustado pero   si   tenéis   oportunidad   ir   temprano,   sin   prisa   porque   es   una   auténtica   maravilla   de   la naturaleza. En   nuestro   camino   de   vuelta   de   Dettifoss   al   coche   empezamos   a   ver   las   primeras   luces   de colores   que   se   iban   formando   en   el   cielo…nuestras   primeras   auroras,   aunque   como   todavía había   claridad   solamente   se   apreciaban   ligeramente,   lo   justo   para   empezar   a   emocionarnos   y querer verlas si o si. Las   distancias   desde   unos   puntos   de   interés   a   otro   no   son   muy   grandes   pero   hay   que   tener en   cuenta   que   en   las   condiciones   de   aire   y   nieve   de   esta   época   se   tarda   mucho   más   en recorrerlas   que   en   condiciones   normales   por   lo   que   tenéis   que   considerarlo   para   planificar que   queréis   ver   cada   día   ya   que   al   tratarse,   la   mayoría   de   visitas,   de   zonas   al   aire   libre,   el llegar cuando ya está completamente oscuro no tiene mucho sentido. A   la   vuelta   a   Akureiry   nos   pillo   un   poco   de   tormenta   de   aire   y   nieve   pero   conduciendo despacio    no    tuvimos    problema    ninguno.    Insistimos    en    que    esta    época    de    invierno    es imprescindible   moverse   con   4x4   por   la   seguridad   y   tranquilidad   que   ofrece,   la   verdad   es   que vimos   varios   turistas   que   se   habían   salido   de   la   carretera   con   vehículos   normales,   mucha precaución ante todo. Antes   de   volver   a   casa   visitamos      Akureiry ,   capital   del   norte   de   Islandia,   aunque   no   esperéis ver   una   súper   ciudad   enorme,   da   más   bien   sensación   de   pueblecito,   no   tiene   más   de   18.000 habitantes   y   es   un   lugar   acogedor   y   bonito,   parece   un   pueblecito   de   cuento   y   más   en   época navideña   ya   que   se   veían   todas   las   casitas   con   adornos   navideños.   Llama   la   atención   los semáforos con corazones que os encontraréis en los cruces… En la ciudad tenéis supermercado, panaderías, cafés y una iglesia coronando en la parte alta. Después   de   visitar   la   ciudad   nos   fuimos   para   la   cabaña   a   cenar,   entrar   en   calor,   planificar   la ruta rumbo al sur del día siguiente y descansar. DIA 29/12/2017 Nuestro   segundo   día   en   Islandia,   dejaríamos   la   cabaña   para   dirigirnos   hacia   Selfoss    en   la parte   sur   de   Islandia.   Por   las   condiciones   climatológicas   no   podíamos   realizar   muchas   más visitas   por   la   zona   norte,   era   más   fácil   moverse   por   la   zona   sur   y   también   teníamos   mucho que   ver   así   es   que   cogimos   el   coche   dirección   Selfoss.      El   camino   lo   hacemos   por   el   oeste   de la   isla   porque   ha   estado   nevando   mucho   y   no   es   recomendable   circular   por   ciertas   zonas   del este e incluso hay carreteras cortadas.    El   viajar   en   coche   te   da   libertad   para   parar   y   fotografiar   los   bonitos   paisajes   que   vas encontrando   por   el   camino:   ríos,   lagos   congelados,   montañas   llenas   de   nieve,   granjas   típicas, caballos... Nuestra   primera   parada   fue   en   un   pueblecito   a   repostar   y   echamos   una   batalla   de   bolas   de nieve volviendo por un rato a recordar nuestra infancia. Seguidamente   pasamos   por   varias   granjas   con   caballos   típicos   Islandeses   y,   en   una   de   ellas cercana   a   la   carretera   paramos   a   verlos   y   para   nuestra   sorpresa,   a   tocarlos   porque   se acercaban   a   nosotros   como   si   fueran   perretes!!!!!.   Los   caballos   son   una   pasada,   cuando   los   ves de   lejos   o   en   fotos   tienen   imagen   de   ser   salvajes   pero   realmente   son   súper   tiernos   y cariñosos.   Son   pequeños   pero   tremendamente   fuertes,   con   largas   melenas   que   ondeaban   al viento,   están   completamente   adaptados   a   la   climatología   de   Islandia   y   en   invierno   los   ves   tan tranquilos por la nieve, una capa de grasa los protege del frío y el viento. En   cuanto   nos   vieron   parar   se   acercaron   para   ver   si   teníamos   comida   y   dejaron   que   les acariciásemos. Que preciosidad!!! Más   tarde   yendo   en   el   coche   por   la   carretera   disfrutamos   de   una   imagen   única,   varios granjeros    llevaban    diez    o    doce    caballos    sueltos    cruzando    de    una    granja    a    otra    por    la carretera y fue una gozada verlos correr al lado de nosotros. Seguidamente    visitamos    un    pueblecito    pesquero    precioso    llamado    Hvammstangi     donde pueden   verse   focas,   pero   para   ello   es   mejor   ir   en   verano   porque   en   invierno   las   focas   se esconden profundo en el mar porque se asustan con las olas y no salen. En verano ofrecen cantidad de actividades con estos animales. El   pueblo   es   muy   bonito   y   hay   unas   vistas   preciosas   y   nevado   una   pasada,   ideal   para   comprar lana ya que tiene la fábrica de lana más grande del país. A   media   tarde   llegábamos   a   Selffoss    donde   nos   estaba   esperando   nuestro   casero   Bjorgvin   y su   esposa   Pora,   una   pareja   súper   simpática   que   nos   recibió   con   los   brazos   abiertos   y dispuestos   a   hacernos   la   estancia   en   su   casa   muy   agradable   y   fácil.   La   casa   era   típica Islandesa,   con   piano   incluido   jeje.   Era   muy   bonita   y   calentita,   bien   ubicada   dentro   del pueblo.   El   casero   nos   mostró   en   el   ordenador   que   ruta   podíamos   hacer   en   los   próximos   días   y nos   enseñó   una   aplicación   para   buscar   Auroras   Boreales   dándonos   consejos   el   mismo   de   los días   en   que   podríamos   verlas,   los   sitios   donde   podíamos   ir   a   cenar,   los   supermercados   e incluso lo que podíamos hacer en Islandia en Nochevieja….una auténtica maravilla. Por    cierto,    os    dejo    el    enlace   donde   podéis   consultar   la   posibilidad   de   ver   Auroras Boreales   http://en.vedur.is/weather/forecasts/aurora/       ,    muy    muy    útil,    imprescindible vaya!!!!! Después,   siguiendo   las   indicaciones   de   Bjorgvin   fuimos   a   hacer   la   compra   a   Bonus   y   cenamos     en el que sería nuestro hogar los próximos días y donde recibiríamos el año 2017. DIA 30/12/2017 El   día   30,   fue   intenso   y   muuuy   bien   aprovechado,   como   cada   mañana   comenzamos   con   nuestro desayuno   en   casa   y   salíamos   en   el   coche   rumbo   a   descubrir   más   bellezas   de      Islandia,   esta vez comenzamos visitando la Cascada Seljalandsfoss , una de las más bonitas de Islandia. Está    situada    en    un    entorno    espectacular    y    nevado    todavía    mucho    más,    emana    paz    y tranquilidad   e   invita   a   quedarte   disfrutando   de   las   vistas   y   el   sonido   de   la   caída   del   agua desde algo más de 60mts un largo rato. Hay   un   caminito,   bastante   resbaladizo   por   cierto,   que   sale   por   la   derecha   de   la   cascada   que conduce   a   su   zona   de   atrás.   El   camino   continúa   hasta   rodearla   completamente.      Nosotros   no pudimos   hacerlo   por   la   cantidad   de   hielo   que   se   acumulaba   en   esta   zona   y   por   lo   tanto   el peligro   que   había   de   caer,   pero   nada   más   salir   de   detrás,   llegas   a   un   pequeño   mirador   desde el   que   podrás   tomar   buenas   fotografías.   Nosotros   pudimos   accede   a   este   mirador   desde   la parte   izquierda   de   la   cascada   y   estando   ahí   te   das   cuenta   de   la   inmensidad   de   la   naturaleza y de lo insignificantes que somos a su lado. Si   viajáis   en   verano   no   dudéis   en   hacer   el   recorrido   completo   y   ver   la   cascada   desde   dentro, tiene   que   ser   una   maravilla,   en   nuestros   planes   por   supuesto   que   esta   volver   a   Islandia   en verano   para   ver   el   país   desde   una   perspectiva   diferente,   menos   blanca,   mas   verde   y   sin   duda la visita a Seljalandsfoss estará en nuestros planes. Seguidamente nos fuimos en busca del avión abandonado en la playa Sólheimasandur. Habíamos   leído   mucho   sobre   el   en   internet   y   era   un   sitio   que   nos   fascinaba   y   no   íbamos   a perdernos   por   nada   del   mundo.   Así   es   que,   con   ayuda   de   las   coordenadas   que   pudimos encontrar   en   algún   blog   de   viaje   y   que   compartimos   en   un   momento   con   vosotros,   pudimos llegar sin problema a lo que era el inicio del camino que nos llevaría a ese espectacular lugar. Desde   la   zona   habilitada   para   dejar   el   vehículo   hasta   que   llegas   a   la   playa   y   por   tanto,   al   sitio donde   se   encuentra   el   avión   abandonado   hay   unos   cuantos   kilómetros,   pero   es   un   camino limpio   y   sencillo,   es   tomárselo   con   calma   y   disfrutar   de   las   vistas,   de   que   te   quieres   dar cuenta has llegado… La   escena   que   encuentras   después   de   la   caminata   es   de   película   total.   El   cascarón   del   avión en   medio   de   una   playa   de   arena   negra,   mezclada   con   nieve,   en   un   entorno   totalmente   lunar   es de esas cosas que tienes que ver si o si y que siempre quedan en tu memoria. El   avión   de   USA   NAVY   se   estrelló   en   esa   zona   después   de   un   aterrizaje   forzoso   y   allí   ha quedado.   Más   de   40   años   después   del   accidente   turistas   de   todas   partes   del   mundo   acuden   a contemplar    esta    preciosa    estampa,    uno    de    los    principales    atractivos    sobre    todo    entre fotógrafos   que   pasan   horas   en   el   lugar   sacando   auténticas   imágenes   de   película   de   ciencia ficción. Las   coordenadas   GPS   con   la   situación   exacta   del   aparato:   63.459523,-19.364618.   Las del acceso por tierra al camino que lleva hasta el avión son 63.4912391,-19.3632810. Aprovechamos   para   tomar   unos   sándwich   al   llegar   al   parking   del   vehículo   y   seguimos   nuestro camino   a   Vik,    un   pueblo   pesquero   precioso   con   una   playa   impresionante   de   arena   negra   y   unas formaciones rocosas negras fascinantes, los conocidos Tres Trolls. Dyrhólaey    y    los    Reynisdrangur    o    trolls    de    piedra    son    algunas    de    las    maravillas    de    la naturaleza   que   hay   que   ver   en   Islandia   y   una   de   las   postales   más   vistas   del   país.   Dyrhólaey es   una   enorme   formación   rocosa   de   120   metros   de   longitud   junto   a   la   costa   con   forma   de arco   erosionado   por   la   fuerza   del   mar.   La   playa   de   arena   negra   nevada   daba   una   imagen totalmente   irreal,   parecía   que   te   habías   colado   en   una   fotografía   en   blanco   y   negro.   Y   a   la derecha,   imponentes   los   Trolls,   que   por   suerte   nos   pillo   justo   a   la   hora   del   atardecer   y parecían que estaban rodeados por el fuego por lo que la imagen era única. Esta   zona   es   muy   buena   para   ver   los   típicos   Frailecillos,   por   supuesto   nosotros   no   pudimos verlos pero si viajáis a partir de primavera y estáis por esta zona podréis verlos. Seguidamente    visitamos    una    de    las    cascadas    mas    populares    y    visitadas    de    Islandia,    la cascada   Skogafoss    situada   en   el   pueblo   de   Skógar.   Es   una   cascada   con   unos   60   mts   de altura,   que   no   está   rodeada   por   grandes   alturas   por   lo   que   es   fácil   verla   desde   varios kilómetros.    Cuando    llegamos    estaba    nevando    bastante    y    empezaba    a    anochecer.    Justo debajo   de   la   gran   caída   de   la   cascada   había   grandes   bloques   de   hielo   en   el   agua   lo   que   la hacían   única.   Desde   una   escalera   que   hay   justo   a   la   derecha   de   la   cascada   se   puede   acceder, siguiendo   una   empinada   escalera,   a   un   mirador   con   el   suelo   volado   desde   donde   se   tienen unas vistas de la cascada desde arriba brutales. Después   de   pasar   un   rato   por   la   zona   disfrutando   de   las   vistas   y   del   nevazo   que   estaba cayendo,   decidimos   volver   a   casa   ya   que   parecía   que   iba   a   haber   tormenta   de   nieve   y   aún   nos quedaba un ratito de carretera hasta llegar. Volvimos   a   casa   a   cenar   y   durante   la   cena   pensamos   en   salir,   no   muy   lejos   de   la   zona   de Selfoss   dirección   a   Reikiavik   para   buscar   Auroras   Boreales.   Miramos   en   la   aplicación   que   nos había   recomendado   nuestro   casero   y   no   había   mucha   probabilidad   de   verlas   pero   estar   en Islandia y no intentar encontrarlas es imperdonable así es que… a la caza de las Auroras!!!!! Para   ver   auroras   debéis   alejaros   de   la   ciudad   ya   que   cuanta   más   oscuridad   haya   mejor   las podréis ver y sobre todo aseguraos que está despejado. Salimos   dirección   Reikiavik   y   empezamos   a   ver   una   especie   d   arco   verdoso   claro,   pero   al   no haberlas   visto   nunca   no   estábamos   seguros   si   eso   podría   ser   el   comienzo   de   una   aurora   o   si se   trataba   de   otra   cosa.   Paramos   en   la   zona   de   un   restaurante   que   había   cerrado,   hicimos   un poco      de   tiempo      y   allí   vimos   nuestra   primera   aurora,   un   poquito   difusa   pero   allí   estaba.   Lejos de   quedarnos   satisfechos   con   lo   que   vimos,   nos   entró   muchísima   mas   gana   de   buscar   Auroras y    por    supuesto    encontrar    alguna    espectacular,    así    es    que    volvimos    a    casa    y    seguimos consultando   en   la   aplicación,   con   ayuda   de   nuestro   casero   y   nuestra   conclusión   fue   que   el mejor   día   para   poder   verlas   era   el   día   de   Nochevieja,   así   es   que   había   que   verlas   si   o   si,   no podríamos tener mejor despedida del 2016 y comienzo del año 2017 si las encontrábamos!!!!! DIA 31/12/2017 Comenzamos   el   último   día   del   año   pensando   que   teníamos   que   hacer   algo   diferente,   así   es que   nos   fuimos   a      Secret   lagoon   a   bañarnos   en   agua   calentita   al   aire   libre.   Se   encuentra   en un   pequeño   pueblo   llamado   Fludir,   dentro   del   Golden   Circle.   La   entrada   costo   alrededor   de 28   eu   por   persona.   El   entorno   donde   se   ubica   el   lago   es   muy   bonito,   zona   geotérmica   rodeada de   fumarolas,      un   gran   lago   a   40   grados   y   todo   alrededor   cubierto   de   nieve.   La   imagen   es mágica… Las   instalaciones   están   muy   bien,   hay   vestuarios,   duchas   y   zona   de   cafetería   para   tomar   algo caliente,   aunque   en   cuanto   te   metes   al   lago   ya   no   da   ganas   de   salir.   Es   una   experiencia   sin igual que recomendamos totalmente. Terminado   nuestro   baño   decidimos   ir   a   pasar   la   tarde   a   Reikiavik   y   pasear   por   sus   calles.   La ciudad   es   preciosa   y   acogedora.   Tiene   mucha   actividad   y   la   gente   es   muy   agradable   y servicial.      Como   es   normal   en   estas   fechas,   estaba   todo   decorado   con   adornos   navideños   y había   mogollón   de   tiendas   con   los   típicos   jerséis   y   ropa   de   lana,   eso   si,   a   unos   precios bastante altos…    La   zona   con   mas   actividad   es   la   calle   principal   Laugavegur   y   las   calles   adyacentes,   donde   hay muchos   restaurantes   y   pubs   donde   tomar   cerveza   o   degustar   los   típicos   perritos   calientes en alguno de los puestos callejeros. Hemos   leído   en   alguna   ocasión   que   Reikiavik   es   la   Ibiza   del   norte   pero   tampoco   os   hagáis muchas   ilusiones   esperando   el   fiestón   del   siglo,   aunque   si   que   es   verdad   que   hay   muy   buen ambiente.    Los    jóvenes    realizan    el    llamado”    runtur    “    que    consiste    en    salir    el    viernes    y aguantar   hasta   el   domingo   pasando   de   un   local   a   otro…nosotros   en   esta   ocasión   no   teníamos intención   de   hacer   “runtur”   jaja,   íbamos   en   otro   plan…   aunque   sí   que   es   verdad   que   nos tomamos alguna que otra cervecilla y unos perritos. En   Reikiavik   se   encuentra   la   Iglesia   luterana   más   grande   de   Islandia   y   la   sexta   estructura más   alta   del   país,   pudiéndose   ver   casi   desde   cualquier   punto   de   la   ciudad   ya   que   se   encuentra en la parte alta, se trata de la Iglesia de Hallgrimskirkja, merece la pena subir a verla. Son   muchas   las   cosas   que   pueden   hacerse   en   Reikiavik,   si   vais   con   tiempo   podeis   dar   un paseo   por   el   lago   Tjorn   o   ir   al   puerto   a   tomar   una   deliciosa   sopa   de   Langosta.   Si   sois   amantes de   la   serie   Juego   de   Tronos   hay   varios   Tours   que   comienzan   en   Rekiavik   y   que   pasan   por diferentes escenarios de la serie. Al   ser   Nochevieja   comenzaron   a   tirar   fuegos   artificiales   por   todos   lados,   es   lo   típico   que hacen   allí,   la   gente   sale   a   las   calles   después   de   cenar,   tienen   preparada   la   pólvora   fuera   de sus   casas   y   convierten   las   ciudades   y   pueblos   en   auténticos   espectáculos   de   luces   con   sus fuegos artificiales. Después   de   la   visita   a   Reikiavik,   de   camino   a   casa   justo   al   salir   de   la   capital,   vimos   autobuses esperando   la   salida   de   las   Auroras   Boreales,   así   es   que   nos   desviamos   y   esperamos   a   ver   si podíamos   verlas.   Sería   increíble   terminar   el   año   viendo   Auroras   Boreales   y   fue   lo   que ocurrió,   cuando   no   llevábamos   mucho   tiempo   esperando   empezamos   a   ver   unos   pequeños reflejos   verdosos   en   el   cielo   que   poco   a   poco   se   fueron   convirtiendo   en   luces   mágicas,   las Luces   del   Norte…y   cuando   quisimos   darnos   cuenta,   allí   teníamos,   delante   de   nuestros   ojos, unas impresionantes Auroras Boreales que nos dejaron encandilados con sus movimientos. El    avistamiento    de    las    Auroras    ha    sido    una    de    las    experiencias    más    emocionantes    y gratificantes   de   mi   vida,   la   sensación   que   te   queda   una   vez   que   ves   esa   maravilla   de   la naturaleza es indescriptible… De    camino    a    casa    por    la    carretera    aún    vimos    algunas    Auroras    más    que    nos    regaló    la naturaleza para que terminásemos el año de la mejor forma posible. En   casita   ya   típica   cena   de   Nochevieja,   uvas   en   horario   Español   viendo   el   canal   internacional y…   súper   sorpresa   de   nuestro   casero,   que   vivía   en   la   casa   de   al   lado   y   tenía   preparado   un auténtico   arsenal   de   fuegos   artificiales,   al   igual   que   todo   el   pueblo   de   Selfoss   que   desde antes   de   media   noche   salierona   a   la   calle   a   llenarla   de   luz   y   fiesta.   Salimos   a   la   calle   con nuestros   vecinos   que   nos   regalaron   antorchas   y   nos   dejaron   encender   algún   que   otro   petardo para   que   nos   integrásemos   y   viviésemos   el   fin   de   año   como   ellos.   Después   nos   invitaron   a brindar   con   ellos   y   estuvimos   hablando   por   largo   rato,   una   charla   súper   agradable   donde conocimos   un   poquito   más   las   costumbres   de   los   Islandeses   a   través   de   la   familia   de   nuestro casero. Entre unas cosas y otras fue un fin de año inolvidable. DIA 01/01/2018 Día 1 de enero de 2018,  comenzamos nuevo año visitando nuevos rincones de Islandia. Cogemos    nuestro    coche    y    nos    dirigimos    a    la    zona    de    Geisers,    donde,    entre    otros, encontramos    activo    el    Geiser    Strokkur.    Es    una    zona    llena    de    lagunas    termales,    rocas volcánicas   y   grandes   fumarolas   y   el   Strokkur   es   su   principal   atracción.   Cada   5   o   10   minutos empiezan   a   salir   borbotones   de   la   charca   y   de   repente   Pummmm!!!!!!!!!!         un   gran   chorro   de agua   caliente   y   vapor   lanzado   a   más   de   20   mts   de   altura   sobre   los   miles   de   turistas   que están por la zona.  Sencillamente impresionante!! Tomamos   un   café   calentito   en   el   área   de   visitantes,   hicimos   algunas   compras   en   la   tienda   de souvenirs   que   hay   allí   y   salimos   en   busca   de   la   famosísima   cascada   de   Gullfoss   parada obligatoria   en   cualquier   recorrido   por   Islandia.   Forma   parte   del   Círculo   Dorado   y   también   es conocida como la Cascada Dorada. Cuando   había   visto   fotos   de   Gullfoss   antes   de   viajar   a   Islandia   me   llamaba   muchísimo   la inmensidad   de   esta   cascada   y   la   gran   grieta   por   donde   se   deja   caer   el   rio   Hvita   entre   prados verdes,   pero   cuando   llegamos   nosotros   aún   me   impresionó   más   porque   estaba   todo   nevado   y el    paisaje    era    de    película.    Podría    haberme    pasado    horas    y    horas    contemplando    aquella maravilla,   es   sin   duda,   una   de   las   cascadas   más   bonitas   de   Islandia.   Eso   sí,   debido   a   la   gran proximidad con Reikiavik está siempre a tope de gente!!!! Desde   allí   hicimos   parada   en   el   volcán   Kerid,   uno   de   los   más   llamativos   de   Islandia   por   el color   azul   de   su   cráter,   pero   en   esta   ocasión,   éste   estaba   congelado   y   no   pudimos   apreciar   el peculiar   color,   aunque   no   hay   mal   que   por   bien   no   venga,   porque   pudimos   bajar   al   cráter   y caminar sobre el ya que estaba completamente helado!!! La   bajada   hasta   el   cráter,   aunque   está   señalizada,   es   un   poco   peligrosa   porque   estaba   todo nevado   y   helado,   tuvimos   que   echar   culo   a   tierra   en   más   de   una   ocasión   jajajaja!!!!!   pero mereció la pena totalmente!!!! Con   esto   dimos   por   finalizado   el   primer   día   del   año   2018,   que   no   pudo   haber   comenzado   de mejor modo. El   viaje   por   Islandia   iba   llegando   a   su   fin   pero   todavía   quedaba   uno   de   los   platos   fuertes,   así es que nos fuimos a descansar ya que al día siguiente teníamos una excursión bruuuutalllll…. DIA 02/01/2018 Amaneció un Nuevo día y para nosotros el último que teníamos para descubrir un trocito más de esta maravillosa tierra y en esta ocasión, teníamos excursión planeada. Tal como os indicábamos al comienzo de este relato, cuando organizamos el viaje queríamos hacer algo diferente, aunque des pues de haber visitado Islandia puedo decir que todas  y cada una de las cosas que allí haces son diferentes…pero queríamos caminar por un Glaciar, así es que desde España contactamos con  www.mountainguides.is que tiene una gran oferta de excursiones a Glaciares en su pagina web y contratamos la “Blue Ice Experience” que consistía en una caminata de dos horas por el Glaciar Svinafellsjokull. Así   es   que   justo   a   la   hora   acordada   nos   encontrábamos   en   el   Meeting   Point   del   Centro   de Visitantes    de    Skaftafell    National    Park    donde    nos    recibieron    los    chicos    de    Icelandic Mountain    Guides    para    darnos    las    instrucciones    pertinentes    y    darnos    el    equipo    que necesitaríamos para hacer la caminata (arnés, crampones y piolet de travesía). Nos   acercaron   al   Glaciar   Svinafellsjokul   en   minibús   y   después   caminamos   un   rato   hasta   un punto   donde   eran   necesarios   los   crampones,   nos   indicaron   como   ponerlos   y…comenzó   la aventura… El   paisaje   era   sobrecogedor,   parecía   que   estábamos   en   algún   escenario   de   una   película   de Batman   jaja!!!   Venga   vale,   lo   confieso,   allí   rodaron   algunas   escenas   de   una   de   las   pelis   de Batman y de algunas otras películas… De   repente   te   ves   rodeado   de   montañas   de   hielo,   grietas,   pasarelas   naturales…una   auténtica maravilla   natural   y   poder   caminar   sobre   el   es   una   de   las   mejores   experiencias   que   puedes tener en tu vida. No debéis perderosla porque os va a encantar. Durante    el    recorrido    el    guía    te    va    indicando    por    donde    tienes    que    ir    moviéndote,    las precauciones   que   debes   tener   y   te   va   contando   la   historia   del   Glaciar   y   de   otros   Glaciares, Volcanes, etc… de Islandia. Disfrutamos   muchísimo,   del   paseo   y   del   paisaje,   nos   sentimos   como   niños   pequeños   en   un parque de atracciones. Llegamos   a   un   punto   en   el   que   había   una   pequeña   grieta   apuntalada   y   preparada   con   cuerdas para acceder a una mini cueva donde nos dejaron pasar, fue increíble!!!! Si mil veces pudiera volver a Islandia mil veces repetiría la experiencia!!!! Después   del   recorrido   vuelta   a   casa,   nos   duró   la   emoción   en   el   cuerpo   todo   el   día,   bueno   aún nos dura!!!! DIA 03/01/2018 Hoy   tocaba   madrugón   para   poder   dejar   el   coche   de   vuelta   en   la   empresa   de   alquiler   y   que nos llevaran al aeropuerto rumbo a España. Pasamos   un   rato   un   poco   malo   porque   la   empresa   de   alquiler   estaba   en   una   especie   de polígono   donde   todas   las   naves   eran   iguales   y   nos   costó   un   buen   rato   encontrarla,   lo   peor   es que    íbamos    pillados    de    tiempo    y    veíamos    que    nos    quedábamos    en    Islandia    (opción    que tampoco estaba mal jaja!!!). Pero al final volvimos a España sanos y salvos. Como   conclusión   del   viaje   a   Islandia   solo   puedo   decir   que   fue   un   sitio   donde   vivimos   la naturaleza   de   forma   bestial   y   nos   cautivó   enormemente,   tanto   tanto   que   ya   estoy   buscando vuelos   para   ir   en   verano,   ahora   que   ya   conocemos   la   parte   fría   de   Islandia,   esa   parte   blanca, queremos   conocer   la   parte   cálida,   verde,   ballenas,   frailecillos,   los   días   eternos   con   noches   de luz….volveremos pronto….
muchasmillas
ISLANDIA